miércoles, 20 noviembre 2019
Inicio La Pampa Caso Quaglia: determinan la "inexistencia de delito"

Caso Quaglia: determinan la «inexistencia de delito»

GREMIOS PIDEN REINCORPORACION DE DESPEDIDOS EN LA CPE

La Justicia determinó «inexistencia de delito» en el caso en que estaba involucrado el jefe de la Planta de Gas de la CPE Santa Rosa, Darío Quaglia, denunciado por una ex empleada por acoso laboral y sexual.
La abogada Mirta Braun, defensora de Quaglia, le dijo a LA ARENA que el fiscal Cristian Alejandro Ramón Casais, de la Fiscalía Temática de Delitos que impliquen Violencia Familiar y de Género, hizo aquella consideración, y ordenó archivar la denuncia.

Gremios con Carrascal.
En la mañana de ayer, representantes gremiales -de Luz y Fuerza La Pampa, de Luz y Fuerza Mercedes, del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, del CEC y de la Asociación del Personal Jerárquico de Agua y Energía-, se encontraron con Alfredo Carrascal, presidente del Consejo de Administración de la CPE, a quien le llevaron una nota, precisamente para que la entidad adopte medidas frente a aquellas denuncias que se conocieron en los últimos meses.

Más de 200 firmas.
En el encuentro, Carrascal les manifestó que la abogada Mirta Braun, defensora de Quaglia, le había llevado la notificación judicial. Al momento de recibir la nota -con más de 200 firmas- de parte de la abogada Carina Salvay y de Nahuel Lino, el dirigente cooperativo les dijo lo que le habían informado de la decisión judicial.
También les manifestó a los gremialistas que en la CPE se trabaja en el Consejo, que se recibió el pedido y explicó que están trabajando en un protocolo para situaciones de violencia de género, pero dijo que sobre las denuncias conocía «lo que se dice en los medios».

«Hubo malos tratos».
Pero fue más allá al señalar que en los casos de Norma Ruiz -que había acusado a Quaglia-, y en el de Daniel Calvente -que denunció al jefe del sector Maestranza, Javier Martín- por discriminación y malos tratos, quedaron desafectados de sus trabajos «porque no cumplieron con las expectativas laborales» y por eso no continuaron en la CPE.
Los representantes de los trabajadores discutieron con Carrascal, ratificando que los dos despedidos recibieron malos tratos que obviamente no eran fáciles de dejar asentados. Además le recordaron a Carrascal que fue advertido -él y otros consejeros- en varias oportunidades sobre lo que estaba sucediendo.

Solidaridad con despedidos.
Los dirigentes gremiales se mostraron solidarios con Ruiz y Calvente, y pidieron que fueran reincorporados a la planta de trabajadores. «Finalmente solicitamos que se ponga en marcha, con la participación conjunta de todas las organizaciones sindicales, la batería de herramientas necesarias que permitan evitar nuevas situaciones de índole similar, altamente repudiable en nuestro ámbito laboral-cooperativo», señalaron los gremialistas en la nota entregada ayer.

«Si ocultás, sos cómplice»
El dirigente sindical Nahuel Lino señaló que «lo que el fiscal Casais dice ahí es que a su juicio no constituye delito, pero no dice que el hecho no existió. Y es aberrante desde todo punto de vista, porque todos los dichos de Norma y de sus compañeros lo avalan».
«Además -siguió- no es la primera vez que se acusa a Quaglia, porque otra compañera debió ser trasladada, la pasó recontra mal y está con terapia».
Lino señaló que esos hechos fueron comunicados en su momento pero consideró que «en el Consejo de Administración se oculta y se protege este tipo de situaciones».
«No se puede creer, porque si estás protegiendo este tipo de cosas, pasás a ser cómplice», añadió el dirigente.
Lino indicó finalmente que en el encuentro de los sindicalistas con Carrascal «ni siquiera se dignó a mirar a Ruiz y Calvente» y acusó que «mucho menos los saludó».