Inicio La Pampa Cazadores se fugan tras dañar patrullero

Cazadores se fugan tras dañar patrullero

LONQUIMAY: FURTIVOS ARROJARON "MIGUELITOS"

Un móvil policial con efectivos de La Gloria y Lonquimay fue atacado ayer a la madrugada por furtivos que se conducían en una camioneta y practicaban la caza en un camino vecinal. Se dieron a la fuga hacia Colonia Barón, luego de arrojar clavos tipo «miguelito» que pincharon dos neumáticos del patrullero. Se iniciaron actuaciones con intervención de la fiscalía temática delitos contra la administración pública de Santa Rosa por «daño, atentado y resistencia a la autoridad».
El «seguimiento» de la policía se inició a unos 13 kilómetros al norte del mismo camino vecinal, perpendicular a la ruta nacional 5 (entre La Gloria y Lonquimay), donde el 24 de julio de 2016 perdió la vida el cazador Santiago Garialdi, tras un incidente con la policía. Por este hecho la Justicia santarroseña condenó al policía Fernando Safenreider, como autor material y penalmente responsable del delito de homicidio simple, agravado por el uso de arma de fuego, en concurso ideal con el delito de lesiones leves, a la pena de 12 años de prisión.
Fuentes oficiales dijeron que el sábado alrededor de las 3.30, el móvil de La Gloria estaba de patrulla rural con personal de Lonquimay, cuando en un camino vecinal situado al noroeste se observó a una camioneta cazando liebres en la vía pública. «El patrullero intentó darle alcance y la pick up se dio a la fuga. Fueron seguidos a distancia, a más de mil metros y a una velocidad de no más de 50 km por hora, y ya en jurisdicción de Colonia Barón los cazadores tiraron clavos miguelitos, que rompieron dos cubiertas (las del lateral izquierdo) del patrullero», señalaron a este diario los voceros.
El personal policial «no pudo identificar a los furtivos debido a que los encandilaban permanentemente con los reflectores. Se sospecha más que se trataba de una camioneta amarilla, con caja. Presuntamente sería una Ford F100».
Por su parte, efectivos de Colonia Barón, que habían sido advertidos de la presencia de furtivos en su jurisdicción, no pudieron localizar la camioneta en la que viajaban los furtivos.