Changarín a la cárcel

POR TRES DELITOS

El juez de audiencia de Santa Rosa, Daniel Alfredo Sáez Zamora, condenó ayer a Richard Javier Pereyra a tres años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo, como autor de los delitos de robo calificado por uso de arma en grado de tentativa, robo simple y hurto simple, en tres expedientes diferentes. Además le mantuvo la prisión preventiva hasta que la sentencia quede firme.
El conflicto penal se resolvió por la vía del juicio abreviado que presentaron, conjuntamente, la fiscala María Soledad Forte, el defensor oficial Federico Manuel Ibazeta y el propio imputado, un changarín de 28 años, que no registra antecedentes penales y que admitió su culpabilidad. Los damnificados -si bien no es vinculante en esta clase de procedimientos- también dieron sus consentimientos.
En un hecho, el juez dio por acreditado que el 4 de febrero de este año, a media tarde, el acusado -sin ejercer fuerza ni violencia- ingresó a una vivienda de 25 de Mayo y se apoderó de un estuche tipo maletín que contenía varias herramientas (un taladro, siete mechas, una bolsa con tarugos y tornillos y una llave para mandril).
El segundo hecho lo cometió el 11 de abril a la noche en otro domicilio de esa localidad. De allí sustrajo -cortando los cables de conexión- una bomba de agua de 1 Hp que se encontraba en el jardín y otra que estaba en el tanque de agua.
El tercer episodio sucedió el 27 de mayo también en 25 de Mayo. En esa oportunidad, Pereyra ingresó a una tercera casa mientras el propietario estaba durmiendo y después de prender la luz de la habitación, “se paró con un cuchillo en la mano, mientras le pedía las pertenencias de valor y con la punta del arma le apuntaba en el pecho”. Así fue que se apoderó de dos teléfonos celulares, dos collares (uno “decorado de símil piedras” y otro “con canutillos con esferas de plástico”), una tarjeta de obra social, otra de débito, un billete de 50 pesos “cortado en dos partes” y tres billetes de 10.