Chocó una columna, volcó y dejó sin luz a media ciudad

(25 de Mayo) – Un hombre de 36 años, alcoholizado, protagonizó en la madrugada de ayer en esta localidad, un singular siniestro vial en la zona urbana: chocó contra un taller, derribó una columna, que dejó sin luz a media ciudad, y terminó volcado sobre una vereda. La velocidad con que circulaba sería otro agravante. Como contrasentido, el vehículo quedó frente a un mural de “Estrellas Amarillas” realizado por estudiantes secundarios. ¿Servirá este mal ejemplo para concientizar sobre la peligrosa actitud de quienes conducen en este estado?
De acuerdo a lo revelado a LA ARENA por el titular de la comisaría departamental, subcomisario Juan José Martiní, el siniestro de tránsito se registró pocos minutos antes de las 3. Explicó que una camioneta Dodge Journey 2010, patente IWR 053, conducida por un hombre domiciliado en 25 de Mayo, circulaba por calle Quemú Quemú, aparentemente a exceso de velocidad y tras cruzar la calle Rancul se subió a la vereda izquierda donde primero habría colisionado contra un local donde funciona un taller mecánico al que le destrozó el frente, arrasó una columna de cemento quebrándola en tres partes, le pegó al paredón de la casa contigua y quedó volcada sobre la misma vereda.

Alcoholizado.
Vecinos, que aseguran que “escucharon como una explosión”, avisaron a la policía. “Cuando llegamos el conductor ya había salido por sus propios medios, cuando nos acercamos notamos un fuerte aliento etílico. Cuando le hicimos el test de alcoholemia midió 1,23 de alcohol en sangre muy por encima del máximo permitido que es 0,50”, señaló Martiní.
“El siniestro está en plena investigación, suponemos que el mix de alcohol y el exceso de velocidad serían los factores que desencadenaron el incidente, pero todo está supeditado a los resultados de las pericias que se hicieron en el lugar. El conductor fue llevado al hospital para hacerle la revisión médica correspondiente pero constataron que solo tenía heridas leves por lo cual fue dado de alta”, le dijo el funcionario a este medio.
“En el local no había gente, la familia estaba durmiendo en dependencias interiores quienes se pegaron un buen susto. En tanto al derribar la columna del sistema de energía, buena parte de la ciudad se quedó sin luz. Operarios de la Coospu trabajaron rápidamente y horas después repusieron el servicio. También sufrieron importantes daños el local, una máquina hormigonera y el tapial contiguo”, agregó.

¿Lección aprendida?
Contrasentido es una palabra que significa “actitud o comportamiento contraria al razonamiento lógico”, y eso es lo que hizo este joven. Las fotos que subieron medios locales, algunas aportadas por vecinos, muestran el vehículo de alta gama volcado sobre la vereda, marcando justamente una situación así.
Estas instantánea reflejan un detalle que pone blanco sobre negro en este accidente: un mural que pintaron en 2016 los alumnos de quinto año del Centro Educativo Polivalente en el marco de una campaña realizada por los dirigentes de la entidad “Estrellas Amarillas”. En forma de mensaje subliminal, el trabajo de los chicos quedó resaltado por el efecto de iluminación de los faros del automóvil. ¿Saben qué decía?: “De vos depende no sumar una estrella más al cielo”.
Más allá de lo que pudo ser y no fue, de los daños ocasionados, el incidente vial puede y debe servir para tomar conciencia de que “el alcohol al volante mata”, y que tanto el conductor como la sociedad de 25 de Mayo tomen este hecho con una mirada crítica, pero también constructiva y con sentido educativo.