Inicio La Pampa CIBA despidió a diez salineros en Macachín

CIBA despidió a diez salineros en Macachín

PRODUCE LA SAL "DOS ANCLAS"

Ayer la empresa Compañía Introductora de Buenos Aires, que produce la sal «Dos Anclas», despidió a diez trabajadores, cinco en la planta de Macachín y otros cinco en la planta de Salinas del Bebedero, San Luis. El secretario general del gremio UOSA, Gastón Orellana, le aseguró a LA ARENA que «se trata de represalias por el paro que hicimos días atrás para reclamar por salarios dignos, encima nos presionan con que si continuamos nuestros justos reclamos habrán más despidos. No es una cuestión económica es un apriete».
La medida tomó superficie ayer, poco después de las 8 de la mañana, cuando desde la dirección de Recursos Humanos de CIBA, en las oficinas de Buenos Aires, lo llamaron a Orellana para comunicarle la medida. «Nos hablaron con la medida tomada, no nos dejaron margen para tratar de solucionar nada», admitió el gremialista.

Apriete.
Orellana le contó a LA ARENA detalles de la drástica medida de CIBA. «Nos avisaron que son diez los despedidos, la mitad en Macachín y los restantes en San Luis. De una manera u otra nos hicieron saber que se trata de una medida en represalia por el paro que hicimos el otro día en la que todos los que echaron habían participado. Literalmente nos dijeron que si seguimos con los reclamos habrán más despidos», denunció Orellana.
«En San Luis a los despedidos solamente les dijeron que se trata de una reducción de personal, pero en Macachín, el gerente de la planta, Sergio Benavídez, cuando les anunció a los obreros que quedaban cesantes les dijo que se dejaran de joder con las medidas de fuerza porque hay siete trabajadores más en la mira», agregó.
El titular del gremio salinero entiende que se trata de un «apriete» no de un problema económico. «A una empresa como CIBA diez empleados no le hacen ni cosquillas. Lo que están haciendo es meternos miedo para maniatarnos y hacer con nosotros lo que ellos quieren», se quejó.

Plan de lucha.
En su charla con este medio el gremialista adelantó acciones. «Ya estamos trabajando en éste tema. Llamamos a asambleas en las dos plantas, en Macachín será mañana, donde vamos a analizar la situación y decidir medidas de lucha porque vamos a defender esto con toda nuestra fuerza. También hemos pedido una audiencia con la empresa para trasladarles lo que decidamos allí», adelantó.
«Realmente para disponer los despidos no han tenido en cuenta los problemas de los operarios. Hay un compañero que está luchando por la salud de su hijo llevándolo periódicamente al Garraham, y lo van a dejar sin cobertura social. Y son todos empleados nuevos de entre 5 y 10 años de antigüedad. Lo vamos a decidir entre todos, pero desde ya que vamos a llevar adelante un plan de lucha», concluyó Gastón Orellana.