Cierre de Calzar impactó en el desempleo

SANTA ROSA-TOAY: 13,2%

Un informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) reveló ayer las escalofriantes cifras de desempleo registradas en el tercer trimestre del año. De acuerdo al informe, el conglomerado urbano de Santa Rosa-Toay lidera el triste ranking con un índice de 13,2 por ciento (dos puntos más que el trimestre anterior, 11,1%). Por detrás vienen Mar del Plata (el 11,8%); San Nicolás-Villa Constitución (norte de Buenos Aires, sur de Santa Fe) con 10,9 por ciento y el Gran La Plata, que alcanzó el 10,3%. A nivel nacional el informe marcó que la tasa fue del 9 por ciento (8,3 % la anterior). Ello sobre la población urbana representa 1.168.000 personas sin trabajo. A ellos se suman otros 2.167.000 personas (16,7 por ciento) que, si bien tiene un trabajo, demanda activamente otro empleo o trabajar más horas, ya se porque se encuentran subocupados o por una cuestión de ingresos necesitan otro empleo.
De tal modo, suma un 25,7 por ciento la proporción de la población urbana que busca activamente trabajo. Hace un año, la proporción de las personas desempleadas más los ocupados demandantes sumaban el 23,7 por ciento, dos puntos menos que en este tercer trimestre, sostiene el informe.
“Las cifras son terribles”. Así lo describió una alta fuente del Gobierno provincial consultada ayer por LA ARENA. El 13,2 por ciento significa el más alto a nivel país y casi alcanza a triplicar el índice registrado a principios del 2018, en momentos que la desocupación rozaba los 5 puntos (4,9% exactamente). Además, el Indec sostuvo -a través de sus registros- que hay unas 7.000 personas en búsqueda de trabajo; mientras que unas 55 mil son “económicamente activas”, y cerca de 48 mil están ocupadas.

Cuenta clara.
En el trimestre anterior, Santa Rosa-Toay había registrado un desempleo de 11,1%. ¿Cómo se explica el aumento de 2,1 puntos en estos tres meses? Conforme a la fuente consultada, ello impactó luego de que se produjera el cierre de la fábrica textil Calzar: “los casi 200 desocupados de Calzar se reflejan ahí. En la mención que el Indec hace, 200 personas desocupadas te sube 1,5 puntos. La cuenta es clara”, sostuvo y tuvo en cuanta también que la crisis se nota muy fuerte en el sector de los comercios y dicha situación había sido denunciada. Vale recordar que el pasado mes de octubre Rodrigo Genoni, secretario general adjunto del Centro Empleados de Comercio, trazó un duro panorama laboral y pronosticó un futuro más negativo aún. En esa oportunidad había asegurado que, en el rubro al que representa, la desocupación “ha sido repentina” y ello apuntaba “a una crisis social con mayor desocupación”. Genoni había indicado además que en los últimos 20 días de ese mes se registraron 15 bajas laborales en casas de electrodomésticos (8 despidos) y supermercados (7).

Más crisis.
La crisis se acrecentó de manera exponencial en los últimos tres años. Los registros muestran que en la capital provincial y la vecina localidad de Toay, en el tercer trimestre del 2015, la tasa de desocupación era del 3%. En sólo tres años la cifra aumentó el 440 por ciento. Usando a Calzar como ejemplo, vale recordar también que en ese momento había poco más de 400 personas ocupadas en la fábrica textil.

Los “ley 643” buscan otro trabajo
Hay algo que impacta aún más y es la cantidad de subocupados visibles. Ello significa que, si bien hay quienes tienen un trabajo, demanda activamente otro empleo o trabajar más horas, ya sea porque se encuentran subocupados o por una cuestión de ingresos necesitan otro empleo.
“La marca de la crisis que se viene es la subocupación visible”, dijo el funcionario consultado por este diario y manifestó que ello significa “la destrucción del trabajo registrado”. Hay quienes “trabajan medio día, y buscan además otro trabajo. Eso creció, y es el paso previo a una desocupación masiva”, reveló.
Por otra parte aseguró que “hay una franja de los 643 (agentes de la Administración Pública Provincial) que están buscando trabajo. Están ocupados seis horas por la mañana, pero piensan en otro trabajo para la tarde y eso es porque el poder adquisitivo se destruyó”.