Clausuran local del PO

VERSIONES CRUZADAS

Durante la madrugada de este sábado la Municipalidad de Santa Rosa, a través de la intervención de funcionarios del Area de Nocturnidad, clausuró preventivamente el local del Partido Obrero, en la calle Catamarca y Raúl B. Díaz, debido a que se estaría llevando a cabo una fiesta con la presencia de menores. La actitud de los funcionarios, que arribaron tras ser avisados por la policía, no agradó a las personas que se encontraban en el salón, y argumentaron que no se trataba de una fiesta sino que se llevaba a cabo una reunión entre jóvenes que “se están organizando y luchando contra el recorte en el presupuesto universitario, entre otros argumentos.

“Amedrentamiento”.
El accionar del municipio y de los efectivos fue denunciado públicamente por el referente del PO, Luciano González, quien manifestó que “en una acción claramente de amedrentamiento contra estos jóvenes, un nutrido contingente de efectivos de la policía provincial y de la policía federal se desplegaron cortando la calle y rodeando el local con la intencionalidad de dar por concluida la actividad cultural”. De acuerdo a lo que González dijo, los asistentes estaban tratando temas referidos a la lucha “por la aplicación de la ESI en las escuelas, la legalización del aborto y más recientemente acompañando las denuncias sobre abusos en colegios secundarios”.
“Denunciamos esta acción como violatoria de los derechos de organización y participación política y en particular como un mensaje de hostigamiento a la juventud”, expresó el militante, que recordó también que el local fue inaugurado hace una semana, con la presencia de la diputada nacional del PO-FIT, Romina Del Plá.
En este sentido, la comuna salió ayer a la tarde a dar su versión de los hechos. De acuerdo a un parte de prensa, el subdirector de Nocturnidad, Martín Erviti, manifestó que “cuando llegamos al lugar, ya había personal de la Seccional Segunda de la policía provincial, quienes nos informan de la presencia de una decena de menores en la vereda del local consumiendo bebidas alcohólicas”. En este sentido dijo que “seguidamente, personal del municipio quiso entrar al local, pero lo propio le fue impedido por una persona que mostraba posibles signos de intoxicación alcohólica, y que los increpaba para que se retiren del lugar, respondiendo con gritos, insultos y maltrato”. Erviti indicó que además “la situación distaba bastante de parecer un encuentro educativo, político o cultural”. El funcionario aseguró además sobre la presencia de menores de edad y por ello dieron intervención a la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia.