Clausuraron un local en Cuchillo Có

TRIQUINOSIS: SOSPECHAN DE UN CRIADERO DE BERNASCONI

La Dirección de Ganadería de la provincia, junto al Senasa, decomisaron chacinados en un comercio de Cuchillo Có propiedad de dos hermanos, e investigan a un criadero de Bernasconi, que pertenece al padre de los infractores, en relación con el brote de triquinosis registrado hace unos días en la primera de las localidades mencionadas.
Así lo reveló ayer el director de Ganadería, Ricardo Baraldi, quien le contó a LA ARENA algunos detalles de las actuaciones administrativas y sanitarias que llevan adelante.
Desde que se conoció el primer caso, desde las esferas gubernamentales se dispuso la presencia en Cuchillo Có de un grupo interdisciplinario compuesto por agentes de Salud Pública, fundamentalmente de las áreas de Epidemiología y Bromatología, además del Senasa y el Ministerio de la Producción de la provincia. El pasado miércoles, apoyados por personal policial, llevaron adelante actuaciones en Cuchillo Có y sería inminente que amplíen el área de investigación a un criadero de Bernasconi.
El 22 de agosto se registró el primer caso sospechoso de triquinosis al presentarse en un centro privado de salud de General Acha un paciente llegado de Cuchillo Có, quien sería el cazador del animal salvaje al que chacinaron y consumieron. Posteriormente fue derivado al centro médico Faerac de Santa Rosa donde confirmaron síntomas de esa enfermedad lo que fue denunciado ante las autoridades sanitarias del Estado provincial.
En principio el primer afectado admitió que lo habían consumido unas cinco personas, pero más tarde se supo que esa ingesta involucró al menos a 76 vecinos de esa zona, entre familiares y amigos. Hasta el momento confirmaron que hay 16 personas que han presentado la patología de la enfermedad en forma positiva.
Al tomar intervención Salud Pública, el afectado, que fue uno de los dos hermanos que hicieron los chacinados, además de atendido fue interrogado. Se dispuso además el envío de una comisión interdisciplinaria para el estudio del caso que al día siguiente viajó a esa localidad, informó Ana Bertone, titular de Epidemiología.

Investigación.
Baraldi ayer a la tarde habló con este diario y brindó algunas precisiones. El funcionario explicó que la semana pasada el equipo interdisciplinario se presentó en un comercio de Cuchillo Có donde se estaban comercializado los chacinados en cuestión, y luego de confiscar el existente cárnico en el lugar procedió a clausurarlo preventivamente.
El funcionario provincial confirmó que habrá más acciones de investigación. “Aclaro que lo que llamamos allanamientos es en el marco de lo administrativo y que no hay violencia porque la misma gente se allana a nuestros requerimientos. En este contexto pudimos hablar con el dueño de la carnicería donde se vendían los chorizos y con uno de quienes los facturaron. Nos entregó toda la mercadería. El local, que es una carnicería y una sala de chacinados en un domicilio particular, quedaron clausurados preventivamente”, señaló.
“También tenemos testimonios de los involucrados que nos permiten presumir que el proveedor de cerdos caseros a ese lugar, que es un criadero de Bernasconi, propiedad del padre de los dos hermanos que hicieron los chacinados contaminados, podría albergar más casos. Quedamos en que personal de Senasa se ocupará de hacer una inspección”, agregó.
Baraldi explicó que Cuchillo Có está conmocionado por este brote epidémico. “Es que los primeros en ser contagiados son los propios familiares, en la cuadra donde funciona el comercio hay 20 personas que lo consumieron. Es de uso y costumbre regalar un chorizo seco a familiares y amigos. Realmente hay allí una situación complicada de mucha preocupación”, concluyó.