Cocaína: indagaron a los cinco detenidos

CARGAMENTO RECORD DE 10 KILOS EN 25 DE MAYO

La Justicia Federal indagó ayer a las cinco personas detenidas el fin de semana en Puente Dique, el lugar donde efectivos de la Policía de La Pampa dieron un histórico golpe al narcotráfico al secuestrar 10 kilos de cocaína.
El procedimiento, realizado conjuntamente con personal de la División Toxicomanía, Unidad Regional IV y Sección Canes, se hizo el sábado en horas de la madrugada. La droga hallada estaba en el interior de un tubo de gas que era llevado en el baúl de un automóvil, en el que una familia paraguaya viajaba hacia la Patagonia circulando por la ruta nacional 151.
En horas del mediodía del lunes, los detenidos fueron llevados a las oficinas del Juzgado Federal de la ciudad de Santa Rosa, y fue la jueza federal, Gabriela Marrón, quien tomó declaración a los imputados a través del sistema de teleconferencia. El sábado a última hora, comisiones policiales de 25 de Mayo y de la División Toxicomanía de Santa Rosa, habían trasladado a los detenidos y a los elementos secuestrados hacia la capital provincial.

Histórico.
El sábado pasado en 25 de Mayo, la Policía dio el golpe más grande en la provincia contra el tráfico de cocaína. De acuerdo a lo señalado en su momento por las fuentes policiales, en pleno procedimiento sobre el puente, llegaron al Puesto Caminero un Ford Fiesta Kinetic, patente OMJ 068, color negro. En el viajaban dos argentinos, de 44 y 39 años, acompañados por un menor de 17, todos argentinos, y un ciudadano paraguayo de unos 45 años”.
“Cuando les controlaron la documentación advirtieron que el vehículo tenía una prohibición para circular a causa de una denuncia de venta. Mientras le hacían el acta contravencional revisaron el interior y el baúl utilizando el can Tupac, pero no había nada”, confiaron las fuentes consultadas.
“Sin embargo la presencia de un paraguayo y visos de nerviosismo que los agentes detectaron en los automovilistas despertaron sospechas. Unos veinte minutos después arribó un Fiesta Max, dominio HRV 498, de color gris, conducido por un hombre de 42 años, acompañado de su esposa de 40, y dos hijos de 9 y 5 años, todos de origen paraguayo. De la consulta de la documentación surgió que tenían un pedido de secuestro por el mismo motivo que el anterior, y cuando revisaron el baúl, Tupac olfateó y se sentó marcando la existencia de estupefacientes. Se repitió la operación momentos más tarde y el perro volvió a marcar”.

Tubo de GNC.
“Fue entonces que iniciaron la búsqueda y en principio no había nada visible. En el fondo del baúl había un tubo de gas de GNC en el que advirtieron que estaba desconectado. El implemento estaba fijado con abrazaderas anchas, cuando las quitaron notaron que bajo de una de ellas el tubo estaba encintado, poco después encontraron que estaba cortado al medio. Cuando lo sacaron hallaron en su interior los diez panes recubiertos de plástico que luego los reactivos confirmaron eran cocaína”, confirmó la fuente.
Ambos vehículos tenían relación con el transporte de la sustancia prohibida. “Uno lo hacía de ‘puntero’ y el otro oficiaba de ‘mula’. El paraguayo que conducía el auto de atrás aseguró que le habían pagado unos diez mil pesos para manejar el auto hasta Bariloche”, confió un allegado de la investigación a LA ARENA.

Secuestros.
Además de la droga hallada, los efectivos secuestraron los dos autos, un GPS, varios celulares, aproximadamente 15 mil pesos en efectivo, y todos los otros elementos de prueba, como el tubo de GNC adulterado.
Los narcotraficantes viajaban desde Buenos Aires con destino final la ciudad de Bariloche. En su periplo cruzaron por las provincias de Buenos Aires y La Pampa hasta ser detectados en 25 de Mayo. Los funcionarios policiales comprobaron que los diez panes pesaban exactamente 10,422 kilos, y calculan que al menudeo en el centro invernal rionegrino el valor de la droga incautada rondaría los 5 millones de pesos.