Colapsó el cuenco

“Pasó un año y medio de la inundación y todo está igual, o peor. La gente mandaba mensajes súper angustiada diciendo que se iban a inundar otra vez, es muy triste”. Entre la indignación y la angustia Gabriela Guardatti describió de esa manera la realidad que viven, frente a cada lluvia, quienes viven en el barrio Malvinas Argentinas de Santa Rosa.
El fuerte temporal que se desató el lunes en esta ciudad dejó nuevamente al descubierto las graves falencias estructurales que tiene Santa Rosa y, en ese panorama, algunos barrios quedaron al borde del colapso. Los cuencos del Malvinas Argentinas -sobre todo- y de Villa Germinal se vieron rebasados y por eso las calles adyacentes se cubrieron de agua.
“En la inundación de 2017 se armó un grupo de WhatsApp entre los vecinos y anoche (por el lunes) empezaron a caer los mensajes de la gente desesperada, reviviendo el temor de hace un año y medio porque ponían bolsas de arena en las puertas, no podían salir de su casa. Muy triste. Pasó un año y medio y no hicieron nada, todo está igual o peor. Es terrible el abandono del barrio, el cuenco estaba todo sucio, sin mantenimiento y por eso colapsa. Podrías encontrar un muerto adentro”, describió Guardatti en Radio Noticias.
La vecina, que trabaja como enfermera, contó que vive sobre la calle Manuel Valerga, casi Melvin Jones, y ayer por la mañana cuando salió de su casa el agua de la calle le tapaba la rueda del auto. “No puedo entender cómo no se ha hecho nada, nos asesoramos y hacer las obras no es tan caro. El barrio está en un estado lamentable, como toda la ciudad en realidad, y con este panorama el intendente (Leandro Altolaguirre) quiere la reelección, es increíble”.
Guardatti señaló que a raíz de la inundación de 2017 le inició un juicio a la municipalidad y que la semana pasada tuvo una audiencia en la cual la comuna capitalina “admitió que no se hizo nada” para solucionar el problema en la zona, según dijo.
Otros vecinos del Malvinas relataron las dificultades que tuvieron para salir de sus casas a la hora de concurrir a los lugares de trabajo. Las calles estaba “de bote a bote”, sobre todo las cercanas al cuenco. Una recorrida de un equipo de LA ARENA por la zona permitió comprobar el estado intransitable de varias de las arterias, cubiertas totalmente por el agua. Al mismo quienes viven allí no ocultaron su indignación “porque solo llovieron 40 milímetros. ¿Qué pasa si caen más de 100?”, se preguntaban.

Más quejas.
Desde distintos barrios, en tanto, hicieron escuchar ayer sus quejas porque las calles quedaron inundadas y se generaron grandes cráteres en el pavimento. La lluvia se desató en horas de la tarde y se extendió, con fuertes chaparrones y ráfagas de viento, hasta cerca de la medianoche.
Según el registro a Dirección de Comunicaciones de la Policía de La Pampa, en Santa Rosa llovieron 40 milímetros. El temporal generó el vuelco de un camión en la ruta nacional 35, vientos huracanados en la Colonia Chapalcó, la caída de 18 columnas del tendido eléctrico en la Ruta de la Cría; entre otras consecuencias.
Anoche, varios autos quedaron encajados a la vera de la ruta nacional 35, en el acceso norte de la ciudad. En el barrio Las Artes debió intervenir un camión y personal policial para ayudar a los conductores que estaban varados. En algunas localidades hubo fuerte caída de granizo, como en Ingeniero Luiggi.

Más de 100.
La tormenta, en tanto, afectó a las localidades que se ubican sobre la ruta nacional 5: cayeron 143 milímetros en Anguil, 130 en La Gloria y 120 en Uriburu. Los datos de la Policía -desde las 9 del lunes a las 9 del martes- fueron los siguientes: Monte Nievas 13, Rucanelo 3, E. Castex 15, Winifreda 9, Conhelo 13, M. Mayer 25, Telén 5, C. Quemado 5, Victorica 1, P. C. El Durazno 1, P. C. Victorica 1, Toay 12,5, Naicó 12, Santa Rosa 40, Anguil 143, Catriló 60, Lonquimay 85, Uriburu 120, La Gloria 130, P. C. Catriló 60, Cereales 30, Rolón 3, M. Riglos 32, P. C. Rolón 3, Anchorena 23, Macachín 8, P. C. Anchorena 14 y Doblas 2.
En Chamaicó 2, Rancul 3, Foster 11, Parera 2, P. C. Ing. Foster 11, Caleufú 12, A. Italia 48, Realicó 2, E. Martini 25, A. V. Praet 5, I. Luiggi 14, Falucho 4, P. C. Realicó 2, Ojeda 37, H. Lagos 1, Sarah 2, Vértiz 38, B. Larroudé 5, P. C. F. Pampa, I. Alvear 20, Arata 8, Trenel 28, Metileo 20, Speluzzi 30, Trebolares 25, P.C Trebolares 55, M. Cané 75, C. Barón 46, Q. Quemú 35, Gral. Acha 7, Quehué 17, A. Roca 20, P. C. P. Buodo 4, Guatraché 4, C. Sta. Teresa 4, Alpachiri 1, P. C. Guatraché 4, Gral. Campos 2, Perú 7, Cuchillo Có 6, Abramo 24, Gral. San Martín 15, Bernasconi 13, J. Arauz 6, P. C. J. Arauz 18 y La Adela 10.

“Tenemos un problema de canalización”
El secretario de Desarrollo Social de la municipalidad, Sandro Martín, estuvo ayer en los barrios Malvinas Argentinas y Villa Germinal y aseguró que no hubo evacuados a raíz de la lluvia de 40 milímetros.
“Estábamos por colocar dos bombas nuevas en el cuenco del Malvinas Argentinas, pero los trabajos no lograron terminarse debido a esta lluvia del lunes. Hicimos el hormigón el viernes y esperamos a que se seque porque necesita un tiempo, pero lamentablemente la lluvia no nos dio el tiempo necesario”, dijo Martín en Radio Noticias.
El funcionario recorrió la zona ayer por la mañana y aseguró que no hubo evacuados. También dijo que en el cuenco de Villa Germinal se colocó una bomba nueva y ya está en funcionamiento. “Tenemos un problemita de canalización y el agua no escurre en algunos lados, como la calle Vaira, pero esperamos que con los trabajos que se están haciendo todo se va a normalizar en los próximos días”, indicó Martín.
También dijo que en algunas viviendas “muy precarias” en las calles Yapeyú y Suipacha hay “problemas de filtraciones en los techos” pero que no fue necesaria la evacuación de quienes viven allí.
Luego el boletín de prensa de la comuna publicó declaraciones del intendente Leandro Altolaguirre, quien afirmó que el lunes por la noche hubo un inconveniente con una de las bombas del sistema de cuencos de la Zona Norte, “precisamente la que envía el agua a los Campos de Széliga, que salió de servicio durante algunas horas por un inconveniente técnico en su tablero de comando, generado por la tormenta eléctrica, pero que luego de solucionado tal inconveniente, continuó con su prestación normal”.
En tanto -agregó-, “las otras 2 bombas estuvieron funcionando bien, y también hay una nueva bomba de 600 kilogramos que se instaló recientemente en el cuenco de Villa Germinal, pero que no está aún en funcionamiento porque se está esperando que termine de fraguar el hormigón de su base”.
Con respecto al nivel de precipitaciones, mencionó que se trató de una lluvia “tal vez no tan abundante, pero sí muy intensa en cuanto al volumen de agua que cayó en poco tiempo2”.
Por otro lado, mencionó que a la colocación de la nueva bomba en el cuenco de Germinal, resta sumarle ahora “un trabajo de emprolijado de un sector del predio, con el objetivo de mejorar la recepción de agua”. En sus declaraciones, el intendente santarroseño no hizo mención al cuenco del Malvinas Argentinas.