Inicio La Pampa Comisarios se escudan en la "obediecia debida"

Comisarios se escudan en la «obediecia debida»

SUBZONA 14

La defensora oficial Laura Armagno argumentó que los ex policías Antonio Oscar Yorio, Athos Reta y Néstor Bonifacio Cenizo, acusados por delitos de lesa humanidad en el juicio de la Subzona 14 II, eran «subordinados» y que cumplían ordenes de los máximos jefes de dictadura, integrando el grupo de tareas que realizaba secuestros y torturas en La Pampa. Los alegatos entraron en etapa de definición y según confiaron fuentes judiciales, entre julio y agosto se conocería la sentencia.
Durante su alegato, el pasado miércoles Armagno solicitó al Tribunal Oral Federal la absolución de los represores condenados en 2010 por otros delitos ocurridos en la dictadura. Además, pidió la prescripción afirmando que en el enjuiciamiento implica directamente un doble juzgamiento.

Subordinados.
Repasando distintos testimonios que se registraron en las audiencias realizadas en el Colegio de Abogados de esta capital, indicó que no se genera allí ninguna clara evidencia que lleve a la condena de los acusados. En esa misma línea, se refirió a las declaraciones que hicieron Juan Carlos Pumilla y Raque Barabaschi, ambos querellantes en la causa.
En varias oportunidades, la defensora reiteró que los acusados eran «subordinados», debiendo cumplir órdenes de sus superiores, en sintonía con el planteo realizado en otros alegatos por ex militares, añadiendo que la ley penal distingue al cómplice (el subordinado) del superior.
Por su parte, el también defensor oficial Luciano Rodríguez, que asiste a los ex comisarios Oscar Alberto «Miseria» López, Luis Horacio Lucero, Miguel Angel Ochoa, Jorge Quinteros y Juan Domingo Gatica, manifestó que los testimonios están matizados por «los siete pecados capitales de la memoria». Particularmente, dijo que su defensa es de carácter técnico sin consideraciones sobre las víctimas.
En las primeras audiencias de este año, la fiscalía federal y las querellas pidieron penas duras contra los ex militares y ex policías, entre ellas 25 años de prisión para el ex jefe de la Policía pampeana en la dictadura, Luis Baraldini, al ex médico policial Máximo Pérez Oneto, que controlaba a las víctimas durante las torturas, y al ex militar y ex secretario general de la Gobernación, Néstor Greppi.
Además, solicitaron que Yorio sea condenado a 22 años de prisión, al igual que Cenizo, Carlos Alberto Reinhart y Reta; para López y Gatica 20 años, 18 años para Hugo Roberto Marenchino, 14 años para Quinteros, 12 años para Lucero, y 10 años para Orlando Osmar Pérez y Ochoa. Todos están acusados de genocidio, asociación ilícita, privación ilegal de la libertad en carácter de funcionario público con el agravante de hechos cometidos con violencia o amenazas, en concurso real con imposición de tormentos reiterados.