Condena condicional de 3 años para un agresor

GOLPEO A SU MUJER, LA ATO CON UNA CADENA, Y LA AMENAZO CON UN MARTILLO

(General Acha) – En nueve días la Justicia resolvió un caso que fue encuadrado en violencia de género, y que tuvo como víctima a una mujer que vivió un infierno de parte de su concubino. No solamente la retuvo por varias horas, sino que además de agredirla físicamente, la ató con una cadena para perro y la mantuvo amenazada con un martillo, y posteriormente con un cuchillo.
La rápida resolución se debió al intenso trabajo desarrollado por la fiscalía de 25 de Mayo, representada por Soledad Forte y la adjunta Eugenia Bolzán. Es que poco después que la damnificada denunció el hecho, la causa fue formalizada contra el imputado, oportunidad en la que quedó detenido tras dictarse la prisión preventiva en su contra.

Condena.
La sentencia fue dictada por el juez de Control de General Acha, Héctor Freigedo, quien condenó al hombre (33 años) a tres años de prisión de ejecución condicional por haber sido resultado autor material y penalmente responsable de los delitos de lesiones leves calificadas por el vinculo, amenazas agravadas por la utilización de arma blanca, y privación ilegítima de la libertad; todos, en concurso real.
Asimismo impuso diferentes reglas de conducta que consisten en: fijar residencia y someterse al cuidado del Ente de Políticas Socializadoras y la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación para personas en conflicto con la ley penal. A su vez tiene prohibido relacionarse con la víctima por el término de tres años.
Una vez que el fallo quede firme, se deberá practicar el correspondiente cómputo de pena por parte de la Oficina Judicial de esta localidad. Además, tendrá que remitirse copias certificadas de las piezas procesales pertinentes al Juzgado de Ejecución Penal de la capital pampeana. Organismo, al que se deberá poner en conocimiento que el condenado residirá en la ciudad de Neuquén.

Acuerdo.
El magistrado adoptó ese decisorio a partir del acuerdo de juicio abreviado al que la fiscal interviniente María Soledad Forte y la adjunta Eugenia Paola Bolzán, arribaron con el defensor oficial Federico Manuel Ibazetta y el imputado. Fue presentado por escrito ante el Juzgado de Control, a través de la representación realizada por el fiscal Juan Bautista Méndez, quien asistió a la audiencia oportunamente desarrollada en la sala ubicada en la planta baja de la sede judicial de calle Don Bosco 665 de esta ciudad.
De esa diligencia surgió la conformidad prestada por la defensa, como así también por el propio imputado, a los términos del acuerdo de juicio abreviado. Esto es la calificación legal (artículos 89, en relación con el 92 y 81 -inciso 1-, 149 bis -primer párrafo, segundo supuesto-, 141, y 55, todos del Código Penal), al igual que la pena, se informó desde la fiscalía.

Hecho.
Todo sucedió cuando la mujer regresó a su casa de calle Puelén en el barrio de las 60 Viviendas, luego de su jornada laboral, en las primeras horas del sábado 18 de este mes. Allí el hombre protagonizó una violenta escena pasional.
La denunciante relató el infierno que sufrió de parte de su pareja, con quien hacía nueve meses que convivía. Dijo que cuando llegó a su casa, alrededor de las 2, su pareja comenzó a ejercer violencia tras una discusión por celos. El hombre empezó a insultarla y a endilgarle una supuesta infidelidad. La golpeó en la cara y le hizo sangrar la nariz, hasta intentó ahorcarla. No contento con esto, agarró una cadena del perro, se la enroscó en la mano y le pegó en varias partes del cuerpo. La situación duró varias horas, incluso hubo momentos en que empuñó una maza y la amenazaba diciéndole reiteradamente ‘te voy a matar'”.
En ese contexto de violencia extrema la hizo bañar con agua fría y cambiar porque le dijo que “iban a salir”‘. Sin embargo eso nunca ocurrió porque el hombre “se cansó de pegarle y amenazarla” y decidió que se fueran a dormir. La denunciante dijo que la mantuvo amenazada mientras dormía con un cuchillo que tenía al costado de su almohada. Ya por la mañana, con la excusa que se iría a trabajar, la mujer huyo de la vivienda y acudió a la comisaría de 25 de Mayo, donde finalmente radicó la denuncia penal.