Condena condicional para un conductor

DOBLE HOMICIDIO CULPOSO EN SINIESTRO

El juez de control de General Pico, Heber Pregno, condenó hace unos días a dos años de prisión de ejecución condicional a un conductor que provocó un siniestro en el que fallecieron dos automovilistas y otros resultaron con heridas de gravedad.
El magistrado condenó a Enrique González (71) tras considerarlo autor de los delitos de homicidio culposo doblemente agravado, perjuicio de dos víctimas fatales (Marina Ester Guerra y Alma Malvina Andreoni González); lesiones graves culposas agravadas, que damnificaron a Carlos Escobar y Lidia Zurita; y por la figura de lesiones leves culposas en perjuicio de dos menores que se trasladaban en la camioneta de Escobar, a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional e inhabilitación especial para conducir vehículos automotores por el término de cinco años.
Además lo inhabilitó para conducir por el plazo de cinco años, y le impuso reglas de conducta, entre ellas, la obligación de asistir a una capacitación para conductores.

Juicio abreviado.
La sentencia fue dictada en el marco de un acuerdo de juicio abreviado, convenido por la fiscal Ivana Hernández y el defensor oficial Alejandro Caram.
Las pruebas incorporadas a la causa permitieron acreditar que el 24 de marzo de 2016, González conducía su automóvil por la ruta nacional 188, acompañado de su esposa Marina Ester Guerra y su nieta Alma Malvina Andreoni González, cuando en cercanías a la localidad de Maisonnave, pisó la banquina y al intentar volver a la cinta asfáltica, perdió el dominio del vehículo, invadió el carril contrario y colisionó con la camioneta que manejaba Carlos Escobar, quien viajaba junto a su esposa Lidia Beatriz Zurita, hija y sobrina.
A consecuencia del accidente fallecieron la mujer y la niña que viajaban junto al imputado. Además Escobar y Zurita; sufrieron lesiones graves, y dos menores de edad, lesiones de carácter leve.
En el fallo, Pregno afirmó que “el accidente se debió a la conducta negligente, imprudente y antirreglamentaria del acusado”.