Inicio La Pampa Condena en suspenso por hurto

Condena en suspenso por hurto

LOS LLEVO EN EL AUTO Y LE ROBARON

El hecho ocurrió hace más de un año y medio, el 20 de septiembre de 2017. Ese día, alrededor del mediodía, Michela Adriana Blanco, «junto a una persona de sexo masculino que no ha sido identificada», le hicieron señales a un Volkswagen Gol que circulaba por la calle Stieben, a la altura del megaestadio, en Santa Rosa. El conductor se detuvo, los subió y los llevó hasta Malvinas Argentinas y Jujuy. Al descender, salieron corriendo.
Al llegar a su domicilio, el propietario del auto se dio cuenta que del asiento trasero le habían sustraído una cartera de cuero de carpincho donde había «un par de anteojos recetados, un pastillero con medicación, un monedero con 200 pesos, cosméticos, la tarjeta verde del vehículo, la licencia de conducir y la tarjeta del equipo de GNC».
Por ello, el juez de control, Gabriel Lauce Tedín, condenó ayer, por el procedimiento abreviado a Blanco a dos meses de prisión en suspenso por el delito de hurto simple, y le fijó reglas de conducta por dos años (fijar residencia y someterse al contralor de la Unidad de Abordaje de personas en conflicto con la ley penal).
El abreviado fue rubricado por la fiscala Leticia Pordomingo, el defensor oficial Pablo De Biasi y la imputada, una empleada de 29 años.
En un principio hubo dos hombres formalizados en esta causa. Uno por hurto simple y encubrimiento por receptación dolosa por ocultamiento, y el otro por robo calificado por escalamiento.
Sin embargo, en diciembre de 2017 la propia Pordomingo pidió el sobreseimiento de ambos. Ese mismo mes se solicitó una audiencia para analizar la posibilidad de que a Blanco se le otorgue el beneficio de la suspensión de juicio a prueba (o probation). Pero la imputada no se presentó en tres oportunidades y sí lo hizo el mismo día que la fiscala había pedido su declaración de rebeldía y su captura.
El 6 de marzo del año pasado, Tedín le otorgó la probation -solicitada por De Biasi y avalada por Pordomingo- y le fijó por un año las siguientes reglas de conducta: no cometer nuevos delitos, fijar domicilio, presentarse del 1 al 10 de cada mes ante la Oficina de Salidas Tempranas del Ministerio Público Fiscal y abstenerse de consumir bebidas alcohólicas o cualquier otro estupefaciente.
En diciembre de ese año, la fiscalía solicitó la revocatoria de la suspensión de juicio a prueba porque Blanco no había cumplido con los comparendos mensuales ante el MPF y porque, al visitársele en el domicilio que había fijado, se constató que no residía allí.
Hace 40 días Tedín la declaró en rebeldía y pidió su detención. El 8 de abril fue aprehendida por la policía y ayer terminó siendo condenada.