Inicio La Pampa Condenada a tres años por el homicidio culposo de su hija

Condenada a tres años por el homicidio culposo de su hija

Natalia Soledad Schreider fue condenada a tres años de prisión de cumplimiento condicional, por la comisión del delito de homicidio culposo en perjuicio de su hija Zoe Julieta Taboada.

El juez de audiencia de Santa Rosa, Andrés Olié, condenó este jueves a Schreider. Con las pruebas presentadas durante el juicio se pudo determinar el 17 de octubre de 2016, la imputada se encontraba al cuidado de la niña de un año y tres meses en su domicilio de Anguil. “Ejerció violencia -mediante maniobras de sacudidas– sobre su hija, provocándole lesiones cerebrales que ocasionaron su fallecimiento”, declara el fallo.

Olié desacreditó la versión de Schreider –una ama de casa de 37 años– de que, mientras su pareja dormía, realizo tareas del hogar, alimentó a Zoe y luego la acostó a dormir en la cuna. Aceptó que su otra hija le avisó que no la veía bien, pero sostuvo que ella la había mirado momentos antes y estaba bien. Recién cuando volvió a insistir más tarde, la halló “con los labios violetas y sin reacción”.

“Se trató de una declaración que resultó desmentida por otras pruebas y que aparece sólo como un intento por mejorar su posición frente al proceso. En primer lugar, aludió a que Zoe tenía para esa fecha broncoespasmos y que le estaba aplicando ‘puff’ con medicamentos cada cuatro horas, lo cual se descartó a partir de una atenta lectura de la historia clínica de la niña”, agregó el magistrado.

Por el contrario, el juez valoró el testimonio de esa otra hija, que le advirtió que su hermanita podía estar muerta.

Al explicar los motivos que lo llevaron a condenar a la mujer, Olié resaltó que “la violación al deber de cuidado es un elemento esencial del tipo culposo, por naturaleza abierto, que debe ser clausurado o cerrado por la instancia judicial», dado que no hay un parámetro normativo como sí lo hay en otras actividades donde se producen eventos culposos.

“En este sentido, es claro el cuidado que debe prestarse al tener un bebé de poco más de un año. La debilidad que representa su pequeño cuerpo impone la necesidad de que los movimientos que los involucren sean suaves, controlados y exentos de todo riesgo o peligro”, añadió el magistrado en el fallo.

Culpa sin representación.

Olié negó –como indicara el fiscal Marcos Sacco– que se tratara de una culpa con representación, es decir, que la persona imputada se haya representado la posibilidad del resultado. “Entiendo que la acusada actuó sin representarse que su conducta exponía a su hija a padecer severas lesiones que provocarían luego su muerte”, expresó.

Durante los alegatos, Sacco había pedido una pena para Schreider de cuatro años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo; mientras que la defensora oficial Silvina Blanco Gómez planteó la absolución o el mínimo de seis meses.

Por último, Olié le impuso a Schreider presentarse mensualmente ante el Ente de Políticas Socializadoras; y realizar un tratamiento psicoterapéutico orientado a la problemática referida al hecho investigado.