Inicio La Pampa Condenado a 8 años de prisión

Condenado a 8 años de prisión

GENERAL PICO: PETISERO FUE ACUSADO DE ABUSO SEXUAL, AMENAZAS Y LESIONES

El juez de audiencia local, Marcelo Pagano, condenó ayer al mediodía a ocho años de prisión a un joven petisero (24 años) que abusó de la mujer con la que mantenía una relación de pareja. El magistrado lo condenó tras encontrarlo culpable de los delitos de Amenazas agravadas por el uso de arma de fuego (en dos hechos); Amenazas simples, Lesiones leves agravadas y Abuso sexual con acceso carnal como delito continuado; con lesiones leves agravadas por haber sido cometidas contra la pareja.
La causa se debatió a lo largo de cuatro jornadas que se llevaron a cabo en los Tribunales de esta ciudad, con la intervención de la fiscal Ana Laura Ruffini y del defensor particular Carlos Pedro Febre.
Durante sus alegatos finales, la fiscal había pedido una condena de diez años de prisión tras tener en cuenta, como agravantes «la naturaleza de la acción, la reiteración de conductas de violencia sobre mujeres y, la adicción a las drogas la cual no podía pesar sobre las víctimas». La defensa había solicitado la absolución por los cargos de Amenazas y Abuso sexual. En cambio, había pedido que solo se lo condenara por el delito de Lesiones leves, a seis meses de prisión condicional.

Hechos corroborados.
En referencia a los cargos de «Amenazas simples», «Lesiones leves agravadas» y «Abuso sexual con acceso carnal como delito continuado», en perjuicio de quien en ese momento era su pareja; el magistrado dio por acreditado que a mediados de agosto de 2018, el acusado amenazó a la damnificada, manifestándole amenazas contra sus padres. Además, el 24 de agosto de ese año, agredió a su pareja y le provocó lesiones leves. También dio por probado que durante el curso de la relación sentimental que mantuvo con la damnificada, la «forzó en reiteradas ocasiones a mantener relaciones sexuales», no pudiendo negarse, por temor a ser golpeada.
En otro tramo de la sentencia, el magistrado se expidió sobre la acusación por la figura de «Amenazas agravadas por el uso de arma de fuego», en dos hechos. Dijo que el 22 de agosto de 2018, se presentó en el local comercial que se encuentra pegado a la vivienda de su padre y mientras le realizaba reproches, lo amenazó de muerte con un arma de fuego. Días más tarde, previo a discutir con su madre, se apersonó en un departamento lindante a la vivienda de sus padres, donde reside la sobrina del imputado junto a su grupo familiar. Encontrándose la mujer con su pareja y los padres del imputado, exhibió un arma de fuego y los amenazó de muerte.
Por último, en referencia a la acusación de haberle provocado lesiones leves a su pareja, Pagano corroboró que el 30 de diciembre de 2017, mientras se encontraba en el domicilio de quien en aquel momento era su pareja (una segunda damnificada), la tomó del brazo, la llevó hasta el patio y la propinó golpes de puño en el estómago y en la cara.
Al momento de mensurar la pena, el juez tuvo en cuenta como atenuantes «la juventud del acusado y su carencia de antecedentes» y, como agravantes, la multiplicidad de hechos y de víctimas, la extrema violencia física y psicológica desplegada contra su última ex pareja durante el tiempo de la relación».