Condenado a dos años de prisión en suspenso

VIOLENCIA DE GENERO

El juez de control de Santa Rosa, Carlos René Ordas, condenó ayer a Oscar Enrique Sosa Silverio a dos años de prisión en suspenso por resultar autor material y penalmente responsable del delito de violación de domicilio, lesiones leves calificadas por la relación de pareja, amenazas simples y coacción, todo enmarcado en los parámetros de la ley 26485, de Protección Integral contra la Mujer. El caso fue resuelto en menos de dos semanas a través de un acuerdo de juicio abreviado rubricado por el fiscal Walter Martos, la defensora oficial Silvina Blanco Gómez y el propio imputado, un comerciante de 45 años, que admitió la autoría de los hechos. La víctima, una ex pareja, se presentó en la causa como querellante a través del abogado Sergio Sánchez Alustiza y, al ser notificada del acuerdo, también brindó su consentimiento.

“Te voy a matar”.
Conforme a las pruebas reunidas por la fiscalía, Ordas acreditó que el acusado, el pasado miércoles 16, ingresó “por la fuerza y sin consentimiento” al domicilio de una ex pareja. Ofuscado porque la víctima le pidió que se retirara, Sosa Silveiro “comenzó a agredirla, la encerró dentro de la casa, le quitó las llaves y la empujó contra la pared que da al pasillo de las habitaciones”. “Luego de tomarla de ambos brazos -continúa el fallo-, la zamarreó y la arrojó contra la mesa de la cocina, propinándole golpes de puño”. Insultándola, el agresor le dijo: “no te vas a quedar con la casa”. Cuando la mujer logró zafar para irse hasta el living, el imputado “volvió a tomarla de los brazos, comenzando a forcejear y arrojándola contra un mueble. Fue así que la víctima, cuando pudo correr a buscar su teléfono celular, le pidió ayuda a una vecina”.
Ante ese pedido de auxilio, Sosa Silveiro se retiró de manera inmediata y le manifestó que no hiciera nada en la policía porque luego tendría consecuencias. “Si me denunciás te voy a hacer perder el trabajo, y si te tengo que matar, te voy a matar; pero vos no te vas a quedar con la casa ni vas a rehacer tu vida”, le expresó.

Ampliación de denuncia.
Sin perjuicio de haberse impuesto una medida de restricción, al día siguiente, y por el término de 90 días, el viernes 18 la damnificada recibió el llamado de un conocido, quien le informó sobre mensajes y audios del acusado donde se lo escucha insultándola y pidiéndole que levante la denuncia y venda la vivienda porque de lo contrario la prendería fuego.
Ordas tuvo en cuenta entonces, entre otros elementos probatorios, la denuncia de la mujer y su posterior ampliación, dos fotografías constatando las lesiones sufridas, el informe del médico del Servicio de Sanidad Policial, el acta de secuestro del celular del acusado, capturas de pantalla y audios de WhatsApp. Dada la condicionalidad de la pena impuesta a Sosa Silverio, el juez dispuso que debe cumplir reglas de conducta por el término de dos años; tampoco podrá contactar a la víctima ni acercarse a menos de 200 metros de ella o donde se encuentre; y deberá realizar un tratamiento psicológico.