Inicio La Pampa Condenan a ex militar

Condenan a ex militar

PORNOGRAFIA INFANTIL

Un ex militar fue condenado a dos años de prisión en suspenso por el delito de facilitación y tenencia de imágenes de material pornográfico con representación de menores de 18 años. La causa, que fue iniciada el año pasado a partir de una denuncia que se efectuó desde los Estados Unidos, estuvo a cargo de Cristian Casais, perteneciente a la fiscalía de Violencia Familiar y de Género.
El imputado fue encontrado culpable de facilitar a personas no individualizadas, al menos cinco archivos de imágenes y videos con contenido de pornografía infantil. Asimismo, tenía en su poder 36 archivos, entre videos y fotografías, de material pornográfico con representaciones de imágenes de menores de 18 años en su notebook.
El imputado fue condenado, a partir de lo solicitado por el representante del MPF, a la pena de dos años de prisión en suspenso. Este hombre es el autor material y penalmente responsable del delito de facilitación de representaciones de un menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas, en concurso real con tenencia de imágenes de material pornográfico con representación de menores de 18 años, dedicado a actividades sexuales explícitas o de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales.
Además, la jueza de control María Florencia Maza, le ordenó el cumplimiento durante dos años de las siguientes reglas de conducta: fijar domicilio, del que no podrá ausentarse sin conocimiento o autorización de la autoridad judicial correspondiente, sometiéndose al cuidado y contralor de la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación de personas en conflicto con la ley penal, dependiente del Ente de Políticas Socializadoras; realizar un tratamiento psicoterapéutico, debiendo presentar las constancias de dicho tratamiento y su eventual alta médica ante la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación de personas en conflicto con la ley penal.
Los delitos por los cuales fue sentenciado el ex soldado pampeano de 27 años se registraron en noviembre del 2017, cuando el uniformado residía en Santa Rosa y fueron puestos en evidencia por una empresa de Internet de Estados Unidos.