Condenaron a joven a tres años y dos meses

UNIFICACIONES DE PENAS POR INTENTO DE ROBO

(Catriló) – El juez de audiencia de Santa Rosa, Gastón Boulenaz, condenó el martes a Martín Alejandro Amaya a cuatro meses de prisión de cumplimiento efectivo por ser autor del delito de robo simple en grado de tentativa, le revocó la libertad condicional de la que gozaba, le unificó la sanción con otra pena anterior en una pena única de tres años y dos meses de prisión, lo declaró reincidente y le mantuvo la prisión preventiva hasta que el fallo quede firme.
La resolución de Boulenaz fue dictada como consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado suscripto por el fiscal Facundo Bon Dergham, la defensora oficial Paula Arrigone y el imputado, un changarín de 25 años que admitió su culpabilidad. El condenado se encuentra alojado en la comisaría de Catriló, de donde es oriundo.
En el legajo quedó probado que el 26 de agosto pasado, a la noche, Amaya ingresó a una vivienda de la localidad de Catriló, “con intenciones de sustraer objetos de su interior”, tras dañar un vidrio del frente. El imputado entró a la casa, pero no pudo hacerse de nada porque fue sorprendido por el propietario, quien estaba llegando a lugar y pudo identificarlo. Amaya escapó, pero a los pocos minutos la policía lo detuvo.
La causa se inició por la vía del juicio directo ya que el acusado fue virtualmente aprehendido in fraganti y concluyó con el abreviado. Sobre este último acuerdo el Ministerio Público Fiscal informó al damnificado, quien dio su consentimiento.
“El accionar (de Amaya) quedó probado no solo por su propia confesión, sino con la declaración de la víctima, quien al regresar a su domicilio vio al acusado salir de su casa e inmediatamente lo reconoció dado que le lava el auto y lo tuvo a una corta distancia”, señaló Boulenaz en el fallo.
Amaya había sido condenado a tres años de prisión de cumplimiento efectivo y gozaba del beneficio de la libertad condicional. Ahora se le revocó ese beneficio y se le unificaron ambas penas.