miércoles, 20 noviembre 2019
Inicio La Pampa Condenaron a una jubilada por un siniestro vial

Condenaron a una jubilada por un siniestro vial

El juez de audiencia de Santa Rosa, Andrés Olié, condenó, hoy viernes, a una mujer de 63 años a dos años de prisión en suspenso y dos de inhabilitación especial para conducir todo tipo de vehículo que requiera habilitación. Se la declaró autora del delito de lesiones culposas, ocasionadas por la conducción antirreglamentaria de un vehículo con motor, agravado por resultar más de una las víctimas lesionadas, en perjuicio de dos motociclistas que sufrieron lesiones graves y leves.

El hecho probado en el juicio oral ocurrió el 8 de mayo de 2017, a la tarde, cuando la jubilada de 63 años, manejando un utilitario Fiat Fiorino por la calle Gaich, en Santa Rosa, al intentar el giro hacia Blanco Encalada colisionó con una moto Mondial Dax 70 cc, que circulaba por la misma arteria pero en sentido contrario. Como consecuencia del siniestro vial, la conductora padeció “una herida anfractuosa de 15 centímetros” en un pie y su hija, la fractura de la tibia izquierda.

Además, a la imputada, se le impuso el cumplimiento de reglas de conducta (fijar residencia y presentarse trimestralmente ante el Ente de Políticas Socializadoras) durante un lapso de dos años, bajo apercibimiento de revocarle la condicionalidad de la pena en caso de no  hacerlo.

El fiscal Jorge Marcelo Amado había solicitado la misma sanción que terminó fijando Olié. En su alegato final adujo que “la mujer invadió la contramano, transformándose en un obstáculo” para las víctimas y agregó que la imputada, más allá de su relato, no ofreció “apoyatura documental ni testimonial” para probar que ella frenó y que la embistente fue la moto.

En la acusación diferenció el grado de lesiones de las dos motociclistas, cuando originalmente al juicio se había llegado con la imputación de lesiones graves en ambos casos. Los querellantes particulares, Germán Cervellini y Rodrigo Gamba –en representación de la conducta del vehículo más pequeño– adhirieron en un todo al requerimiento de Amado.

La defensora oficial, Silvina Blanco Gómez, en cambio, pidió la absolución de la acusada por entender que ella cumplió con lo que establece la ley para evitar la colisión y que era la damnificada quien iba a exceso de velocidad. Subsidiariamente había solicitado que, en caso de ser hallado culpable, recibiera un año en suspenso y dos de inhabilitación.