Inicio La Pampa Confirman cierre de agencia en el INTA

Confirman cierre de agencia en el INTA

LOS TRABAJADORES YA FUERON NOTIFICADOS

Mariano Alende, secretario general de Apinta, afirmó que la Agencia de Extensión Rural que funciona en Anguil no pertenece más al organigrama del INTA y que sus recursos humanos serán «reasignados».

Los trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) ratificaron el cierre de la Agencia de Extensión Rural de Anguil. La información había sido negada por integrantes del Consejo Directivo del organismo, pero ayer el gremio de Apinta afirmó que los trabajadores ya fueron notificados.

Mariano Alende, secretario general del gremio, expresó que «los compañeros de la agencia de extensión rural de Anguil ya han sido notificados por las autoridades, tanto a nivel de la estación experimental como a nivel regional, de que la agencia de Anguil esta cerrada» y que a partir de ahora «no pertenece más al organigrama del INTA».
A su vez, según manifestó el dirigente gremial en Radio Noticias, se les comunicó que la agencia «carece de asignación presupuestaria» y que «sus recursos humanos serán reasignados a otras tareas que aún no han sido definidas, con lo cual los trabajadores están en una suerte de limbo porque no saben donde siguen trabajando y que función van a ejercer».

Alende indicó que «la noticia se ha confirmado» a pesar de la negativa de algunos sectores que «están vinculados con la aprobación de la medida». Allí, señaló particularmente al consejero por las Facultades de Agronomía, Gustavo Fernández, «quien con su voto ha sido parte del aval a este proceso de ajuste». «Con una serie de eufemismos ha querido negar esto, pero efectivamente en la estructuras del INTA la agencia no existe más, no tiene más presupuesto. Todo esto en un contexto de ajuste brutal, que nos deja en un gran nivel de incertidumbre», denunció.

Estado de parálisis.
Por otro lado, el secretario general de Apinta explicó que «lo que cierra es una agencia, no la Estación Experimental que va a seguir abierta y los compañeros van a seguir trabajando. Lo que cierra es la agencia que hace la extensión rural, la que hace la interacción con el productor, la que tiene el despliegue territorial, la que va a los campos, la que hace difusión».

«Esa dependencia ha desaparecido», sostuvo Alende y añadió que «todo ese territorio en el que trabajaban, los productores con los que interactuaban, los análisis que hacían, los seguimientos, han quedado en un estado de parálisis total porque la agencia no existe más».

Inclusive, denunció que se «ha pasado por arriba al recientemente creado Consejo Local Asesor de la agencia, que cómo todos los estamentos del INTA tenía un control civil, que ni siquiera se lo ha notificado».

Consultado sobre la continuidad de los trabajos que realizaba la agencia, Alende manifestó que «en este momento nadie tiene la respuesta. Supongo que otras agencias del territorio irán tomando en la medida de lo posible las demandas».

«Tenemos agencias en General Acha, General Pico y Santa Rosa, que serán las que por cercanía tendrán que ir tomando esos proyectos que han quedado colgados. Pero es muy grande el golpazo que esto significa para el sistema de extensión en su conjunto porque todas las demás agencias tiene su agenda colmadas de actividades y el vacío que va a quedar no sabemos quien lo va a llenar», advirtió.

Sin criterios.
Para el dirigente gremial, la medida votada en el Consejo Directivo del INTA «no ha sido tomada con la más mínima planificación. No hay un criterio técnico u organizativo» y que se fundamentó en la necesidad de «achicar el presupuesto del INTA, que de hecho ya lo han ajustado de facto».

Además, reiteró que el plan es cerrar 25 agencias de un total de 500 que funcionan en el país. «El criterio es de consideración absolutamente nula respecto a la planificación territorial. Acá no hay nada que avale el cierre de la agencia, la misma se creó paradójicamente por los mismos consejeros que hoy la cierran. Los mismos tipos que priorizaron la existencia hace un par de años, hoy dictaminan el cierre», remarcó.

Esta reducción presupuestaria «no solo al área de extensión», advirtió Alende, sino que también se produjo sobre el área de investigación. «Los compañeros se están desayunando hoy (por ayer) que de 8 grupos de investigación que tenia la Estación Experimental, van a quedar solamente 4. La situación es muy grave», señaló.

«Una puñalada».
Alende cuestionó el apoyo del consejero Gustavo Fernández a la medida de ajuste y destacó que «somos compañeros de ruta y de trabajo de todos los profesionales de la Facultad Agronomía, pero tenemos que señalar la responsabilidad de un consejero que ha tomado una decisión. Tenemos que ser muy duros en estos términos, porque la verdad es que ha sido una puñalada enterarnos que una institución que vive también un contexto de ajuste brutal, como lo esta sufriendo la universidad, terminó avalando este ajuste en el INTA».

Finalmente, consideró que «fue una determinación personal del consejero. Es un decano a mandato vencido, no sabemos por qué su mandato como consejero ha sido prorrogado, que representatividad tiene, que nivel de consenso del resto de los decanos de Agronomía tiene».

«Desconocemos esta información, pero sentimos que aquí lo que ha primado ha sido una claudicación y una falta de entereza ética», concluyó.