Confirman condena a abogada

ESTAFA A PAMPEANOS EN EL "CASO CURATOLA"

La sala 2 de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional confirmó la condena a una abogada que fue acusada por cometer estafas por más de 90 millones de dólares. La causa “Curatola” involucró a dieciocho personas que fueron parte de una asociación ilícita donde resultaron damnificadas, por lo menos, 249 personas, entre ellos pampeanos de Santa Rosa y General Pico. Si bien ratificaron la responsabilidad de la letrada, determinada en 2015, los jueces Eugenio Sarrabayrouse y Horacio Díaz redujeron la pena de siete a cinco años de prisión. El resto de los imputados acordaron juicios abreviados.
De acuerdo al fallo dictado por el tribunal, que es repasado por los jueces de Casación, la abogada integró junto a su ex marido Eugenio Curatola y otras dieciséis personas una “compleja organización” que a través de la empresa Curatola & Asociados S.A ofrecía invertir dólares en el mercado “Forex”.
Las ofertas en ese mercado no estaban, por entonces, autorizadas por la Comisión Nacional de Valores ni podía hacerlas cualquiera sino que se debía contar con un intermediario denominado “Introducing Broker”. Curatola creó entonces “Vanderbelt Management Group” o “Forexvan”, que oficiaba de “broker” y que supuestamente era manejada por terceros. Desde allí, se realizaban, según lo que les decía a sus clientes, las inversiones en el Forex. El depósito mínimo para entrar en el negocio era de cinco mil dólares, aunque en el expediente constan inversiones de hasta 100 mil y prometían muchas ganancias.

Organización.
En la sentencia de 2015, los jueces establecieron que “la organización montada para dar apariencia lícita a las maniobras vinculadas a la toma de capitales, para su posterior colocación en el mercado de divisas con el objeto de llevar adelante una ficticia operatoria, se trató en realidad de una asociación ilícita en la que Eugenio Curatola desarrolló el rol de jefe y la imputada se encargó de organizarla”.
Según la investigación, Curatola junto a su entorno cercano, creó varias sociedades offshore. Las inversiones, luego de ser depositadas en los paraísos fiscales, eran giradas a una cuenta en Bermudas y luego a varias cuentas que tenían en Estados Unidos. Al comienzo de la operatoria, algunas personas pudieron retirar su dinero más “un plus” lo que generó que más gente colocara su dinero en Curatola y Asociados.