CPE pide a Verna que resista el “tarifazo” macrista

COOPERATIVAS DE TODO EL PAIS ADVIRTIERON EL IMPACTO DEL AUMENTO EN LA MOROSIDAD

El presidente de la Cooperativa Popular de Electricidad (CPE) de Santa Rosa, Alfredo Carrascal, pidió al gobierno provincial que “resista” el aumento desmedido que dispuso la Nación para la tarifa eléctrica y propuso la presentación de una acción judicial para resistir el incremento que será superior al 50 por ciento.
En declaraciones a CPEtv, el directivo destacó que tanto la Administración Provincial de Energía (APE) como las cooperativas de distribución eléctrica no deberían asumir sin resistencia este nuevo tarifazo, planteando un panorama oscuro para el sistema cooperativo si es que finalmente se concreta la medida en febrero.
En concreto, desde la CPE se propuso analizar la posibilidad de anteponer una medida judicial de no innovar –para no reconocer el aumento que impone el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM)-, y convocar a los legisladores nacionales y provinciales a rechazar de distintas maneras esta nueva avanzada. En el mismo sentido, planteó pedir al gobierno nacional que “absorba” los mayores costos, del mismo modo que lo hizo con las prestadoras privadas Edenor y Edesur, a “las cuales perdonó deudas millonarias”.
La CPE compartió durante una reunión con autoridades provinciales de la APE, la preocupación institucional ante las crecientes dificultades de los asociados para hacer frente a las facturas mensuales de energía. El problema es una dificultad reconocida y admitida entre las cooperativas pampeanas nucleadas en la Fepamco.
Particularmente, se comentó la compleja situación económica que están atravesando las entidades solidarias por los daños ocasionados en las redes por los temporales este verano y el atraso en las tarifas locales, que han puesto al movimiento cooperativo en un estado financiero “muy delicado” que merece la atención del órgano concedente (APE).

Subas “injustificadas”
Para el dirigente de la CPE, el gobierno nacional anunció una nueva serie de “aumentos injustificados” del cuadro eléctrico y la quita definitiva de beneficios como la tarifa social, un combo alarmante y explosivo para las entidades y también para los usuarios que deben soportar en forma paralela pérdida del poder adquisitivo del salario y una creciente inflación.
“Esta política, acompañada por aumentos en el costo del gas, la quita de subsidios al transporte público de pasajeros, el incremento en los costos de la canasta de alimentos, en un contexto de recesión de la actividad económica, profundizará la crisis de los trabajadores asalariados y de los desempleados, así como de la mayoría de las empresas”, advirtió Carrascal.
Además, recordó que hace muy pocas semanas, el gobierno de Cambiemos “favoreció” a las grandes empresas generadoras y transportadoras, así como a las distribuidoras Edenor y Edesur, aunque no al resto del sistema, cargando las tintas del ajuste contra las cooperativas y los usuarios.

FACE rechazó los aumentos.
La Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (FACE) expresó ayer su rechazo al aumento del precio de la energía eléctrica dispuesto por el gobierno nacional y advirtió que la situación para estas asociaciones y sus usuarios será insostenible, incrementándose el “alto” grado de morosidad.
“Las cooperativas sufrimos un alto grado de morosidad por los aumentos de estos últimos años y con este nuevo incremento dispuesto por la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) tendremos aún más morosidad. Por ejemplo, la cooperativa CALF, de Neuquén, no le va a poder pagar a Cammesa, que ya les aplica altos intereses a las cooperativas”, explicó el presidente de FACE, José Álvarez.
Por otro lado, advirtieron que no están siendo escuchados y denunciaron un trato diferencial con las grandes empresas. “Nosotros sentimos que no somos mirados con la misma vara. Para Edenor y Edesur hay perdón para no pagar sus deudas por las dificultades del congelamiento tarifario. Pero para nosotros era igual de injusto y no nos perdonaron nada. Es más, nos cobran intereses desmesurados”, indicó Álvarez.
El directivo brindó una conferencia de prensa en la sede ubicada en el microcentro porteño, junto al presidente la cooperativa eléctrica de Neuquén, Carlos Ciapponi; de la Cooperativa Eléctrica de Gualeguaychú, Guillermo Farabello, y el coordinador de la Comisión de Política Energética y Tarifaria de FACE, Ricardo Airasca. La FACE agrupa a unas 240 distribuidoras, ubicadas en 14 provincias, y brinda servicio a más de 4 millones de hogares.
Ariasca aclaró que la institución “no está proponiendo la desobediencia” sino planteando la preocupación por la posibilidad de incurrir en falta de pago por los elevados costos de la energía mayorista. “Estamos financiando a nuestros usuarios que no pueden. No es una cuestión de rebeldía, es que no va a haber el dinero para pagar la energía”, aseveró.

55% más de luz.
Ciapponi ratificó que CALF no podrá afrontar el incremento porque no están en condiciones de trasladar el ajuste al usuario final, que según dijo ya sufrió en los últimos años un ajuste del 1700 por ciento. “El vecino de Neuquén que en marzo de 2016 pagaba 300 pesos por un consumo normal, una vivienda de clase media baja, hoy intenta pagar 5.400 pesos, y sin este aumento que se viene ahora”, señaló.
El directivo indicó que en el caso de CAFL “el aumento determinado por Cammesa tiene un impacto tremendo, porque no solamente ha aumentado el concepto de energía sino también el cargo por potencia, el 800 por ciento, y el aporte al fondo nacional”. La CALF, por su parte, ya presentó una demanda judicial con el fin de lograr que se reduzca la carga tributaria del precio de la energía.
La FACE señaló que el costo de la energía históricamente representó poco más de 30 por ciento de sus presupuestos y que ahora está cerca del 70 por ciento; sin contar los impuestos que se aplican en las facturas. A fines de diciembre, Energía proyectó para 2019 un incremento del 55% acumulado promedio en las boletas de luz y un 35% en la factura del gas.