Inicio La Pampa CRA: "El productor no liquida divisas, lo hace el exportador"

CRA: «El productor no liquida divisas, lo hace el exportador»

CHIESA CON LOS TAPONES DE PUNTA CONTRA EL GOBIERNO DE MACRI

El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, el pampeano Dardo Chiesa, aseguró ayer que no son los productores los que liquidan divisas sino los exportadores. Lo hizo en el medio de la fuerte expectativa que el gobierno nacional alienta respecto al ingreso de «los dólares del campo» para engrosar la oferta de la moneda extranjera y mantener calmo el tipo de cambio.
El dirigente analizó la situación actual del sector a través de un parte de prensa que difundió la entidad ruralista. Allí evaluó que el país se encuentra frente a una nueva cosecha récord, producto del trabajo y la inversión de miles de productores, a pesar de la sequía del año anterior, las altas tasas de interés y la presión impositiva.
Dejó fuera de esa situación a los productores inundados de los bajos submeridionales (Santa Fe, Chaco, Santiago del Estero, Corrientes) donde se perdió el algodón, el girasol y las pérdidas ganaderas aún no se cuantificaron. «Las economías regionales y la lechería tienen otra ecuación nada virtuosa. No todo el campo es Pampa Húmeda», dijo.

Un spread incomprensible.
Luego se metió de lleno en la polémica por la liquidación de divisas. Afirmó que todo el mundo espera la cosecha récord y que la pregunta es cuándo el sector comienza a liquidar divisas. Sin embargo, realizó una aclaración: «Lo que debemos decir es que el productor no liquida divisas, lo hace el exportador».
«El productor vende, pues necesita hacer frente a sus compromisos, que esta vez son mucho más que otras veces ya que tiene cuentas de la cosecha pasada que fue exigua, no tiene financiamiento y tiene que hacer frente a la nueva campaña, los nuevos impuestos, la rueda no para. El exportador tiene 9 años y medio para liquidar divisas, un spread incomprensible en la situación en la que el país se encuentra», dijo.
Chiesa apeló luego a la ironía, al mencionar «la contención política con que se le retribuye tanto esfuerzo al productor», una manera de denominar la serie de obligaciones fiscales que los hombres y mujeres del campo deben enfrentar cuando producen: el pago de retenciones, una presión impositiva elevadísima, impuestos provinciales y municipales ajustados por inflación. Todo esto -dijo- «cuando los precios se han por lo menos moderado por los impuestos, ya sea por derechos de exportación o por no permitir el ajuste por inflación lo que genera ganancias ficticias a la hora de pagar el impuesto».

Reivindicación histórica.
Luego cuestionó a los gobiernos locales: «Nada se ha hecho con los caminos de tierra, más del 90% de la producción sale por dichos caminos, de donde antes salían tres camiones hoy salen 20, ese es el avance de la producción y el esfuerzo del productor, pero se encuentra con los mismos caminos y en peor estado».
«Nadie está fuera de la crisis que afecta el país, pero hoy el sector hace un llamado a la realidad de lo que necesita para seguir su proceso de crecimiento. No basta con declamar que es el motor de la economía. No basta con ganar nuevos mercados, pues sí que es importante, pero más importante es poder mantener los ritmos crecientes de producción con todos los productores en su campo trabajando para hacerlo», dijo.
«En medio de esta crisis, de la que deberíamos salir todos y fortalecidos, es importante pensar cuáles son los sectores que siempre han aportado y considerar que se le ha devuelto para que puedan seguir avanzando. La cuenta a favor del productor es grande, la deuda pública enorme. Si somos el motor de la economía deberíamos pensar en cómo se le devuelve algo en infraestructura, conectividad, mitigación de riesgo, en síntesis en mejores condiciones de producción. Esta condición ya es histórica y deberíamos pensar en un concepto de reivindicación histórica hacia el sector más dinámico que tiene la Argentina, responsable del tejido social del interior del país», concluyó.