Inicio La Pampa Cruzan acusaciones por red de espionaje

Cruzan acusaciones por red de espionaje

"LAS RESPUESTAS NO FUERON SATISFACTORIAS", DIJO LA OPOSICION

Los máximos responsables de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, negaron en el Congreso cualquier vínculo con el aparato “paraestatal” de espionaje que investiga el juez Alejo Ramos Padilla, mientras que el senador pampeano Juan Carlos Marino (UCR-Cambiemos) aseguró que, hasta el momento, “no hay pruebas concretas de nada”. Sin embargo, la oposición afirmó que “es imposible que funcionara sin haber sido detectado” por el organismo oficial.
La Comisión Bicameral de Control de las Actividades de Inteligencia del Congreso, que preside el legislador pampeano, recibió a Arribas y Majdalani para seguir indagando en los alcances de la causa que involucra al falso abogado Marcelo D Alessio, los ex policías Aníbal Degastaldi y Ricardo Bogoliuk, el ex espía Rolando Barreiro y al fiscal federal Carlos Stornelli.
Al término de la reunión (que fue a puertas cerradas por el carácter reservado de los temas que trata esa comisión), Marino brindó algunas precisiones, en el marco de lo que la confidencialidad de la reunión le permite, y aseguró que continuarán investigando ya que “hasta el momento no hay pruebas concretas de nada”.

“Sin pruebas”.
En primer lugar, el pampeano destacó la colaboración de los titulares de la AFI quienes se presentaron y respondieron a todas las preguntas sin ningún tipo de restricción, algo que, según manifestó, no sucedía en gestiones anteriores, mientras que afirmó que la próxima reunión será el 25 de abril.
“Es la tercera vez que ante un requerimiento de la Comisión los titulares se presentan y responden sin problema. Esto no sucedía antes y es destacable porque habla no sólo de su predisposición a colaborar con la investigación sino del buen funcionamiento de la Comisión, algo que muchos se empeñan en cuestionar”, sostuvo Marino.
El legislador explicó que, al igual que como funcionaron con el juez Ramos Padilla, se les permitió a los titulares de la AFI brindar un informe y luego respondieron a las preguntas de los legisladores, sin restricciones ni límite de tiempo.
Sobre lo abordado en el recinto, Marino mantuvo su postura de no develar declaraciones en pos de no violar el reglamento de la Comisión pero adelantó que que la subcomisión encargada de investigar el tema (integrada por el senador Pedro Guastavino y los diputados Daniel Lipovetzky y Rodolfo Tailhade) continuará investigando ya que “hasta el momento tanto en lo presentado por Ramos Padilla como en lo comentado por los titulares de AFI no existen pruebas concretas de que la Agencia esté involucrada en acciones de inteligencia paralela o paraestatal”.

Se despegan.
En una misma línea de lo declarado por Marino, el diputado oficialista Daniel Lipovetzky desestimó que haya existido un vínculo entre el AFI y el aparato de espionaje montado, cuyo caso involucra al falso abogado Marcelo D Alessio, los ex policías Aníbal Degastaldi y Ricardo Bogoliuk, el ex espía Rolando Barreiro y al fiscal federal Carlos Stornelli.
En ese sentido, afirmó que “la conclusión mayor” del encuentro “es que no hubo intervención de los organismos públicos” en el caso que detonó el escándalo de espionaje y que “lo que hubo fueron personajes que cometieron delitos con una red paraestatal”.
Según el diputado, Arribas y Majdalani informaron que Barreiro “fue funcionario de la AFI, sobre todo durante la gestión anterior, hasta mayo de 2016”, con lo cual se desligaron del espionaje ilegal del que habrían sido objeto, según la investigación, periodistas, políticos, y jueces de la Corte Suprema. Por otro lado, ratificó que los ex policías Bogoliuk y Degastaldi eran parte de ese aparato “paraestatal”, al tiempo que calificó a D Alessio como “un delincuente”.

“No fueron satisfactorias”.
En tanto, el diputado kirchnerista Marcelo Fuentes sostuvo que “es imposible que una agencia de inteligencia paralela de esta magnitud funcionara sin haber sido detectada” por el aparato oficial de la AFI y que, por ello “hay que desentrañar si tenía o no vinculación con la Inteligencia oficial”.
El senador consideró que “las respuestas (de Arribas y Majdalani) no fueron satisfactorias” porque “mostraron una ignorancia absoluta” sobre la actividad de esta red y agregó: “Lo grave no es la extorsión (que era, según la causa, el objetivo del aparato de espionaje) sino que se dedique a perseguir políticamente”.
Además, el presidente del bloque de senadores del Frente para la Victoria consideró que “el fiscal Stornelli tiene participación” en la red que integraban D’Alessio y Barreiro.