Cuatro condenados por 10 kilos de cocaína

ATRAVESABAN LA PAMPA

El Tribunal Oral en los Criminal Federal (TOF) condenó ayer a cuatro hombres imputados por el delito de transporte de estupefacientes agravado. El hecho por el cual fueron condenados ocurrió el pasado 21 de julio, en el Puesto Caminero Puente Dique, en 25 de Mayo, cuando se los sorprendió transportando 10 kilos de cocaína. La sustancia iba oculta en un tanque de GNC y fue descubierta por el perro Tupac, de la División Toxicomanía de la Policía de La Pampa. Las penas impuestas por el TOF oscilan entre los 5 (cinco) años y dos meses, a 11 años de prisión. A ello se le suman multas por $165.000.
Los jueces federales Pablo Díaz Lacava, José Triputti y Marcos Aguerrido, condenaron ayer a los cuatro integrantes de la banda: Leonardo Favio Cano Villalba, Cristianino Francisco Escobar Cabrera, Carlos Enrique Lannegrasse y Néstor Vázquez. La sentencia se leerá el próximo viernes 30 al mediodía, en el Juzgado Federal de Santa Rosa.
Pese a los requerimientos de los defensores particulares de los imputados, los jueces no hicieron lugar a los planteos de nulidad y declararon abstracto el planteo de inconstitucionalidad enunciado.
Paso siguiente, el TOF condenó a Néstor Vázquez, de demás condiciones personales obrantes en autos, como coautor del delito de transporte ilegal de estupefacientes, agravado por la intervención de tres o más personas, a la pena de nueve (9) años de prisión y una multa de cincuenta y cinco unidades fijas. Además se le unificó -a Vázquez- la pena impuesta con una dictada por el TOF Nº 5 de San Martín (Buenos Aires) a la pena de seis años de prisión y una multa de 6 mil pesos. La pena única impuesta es de 11 años de prisión.
Por otra parte ordenaron destruir el remanente de la droga secuestrada en los vehículos, el decomiso de elementos secuestrados, los teléfonos celulares secuestrados y el dinero secuestrado, al momento del procedimiento.
Por último, ordenaron decomisar dos vehículos Ford Fiesta, que fueron utilizados para transportar la droga. Uno hacía de “puntero”, mientras que el otro era la “mula”, donde viajaba la droga.