Daniel Jensen y su esposa se encontraron con Esteban, receptor de un riñón de su hijo Bruno

(General San Martín) – El vecino de esta localidad Daniel Jensen y su esposa Laura, se encontraron el lunes en la Ciudad de Buenos Aires con uno de los receptores de los órganos donados, tras el fallecimiento de su hijo Bruno Jensen hace alrededor de tres semanas.
Luego de las distintas publicaciones en las redes sociales, que reprodujeron los medios de comunicación, realizadas por Daniel Jensen, llegó la primera repercusión desde la Capital Federal con un llamado telefónico, donde en un cruce de palabras quedó confirmado que Esteban Lubochiner Tebu era la persona que había recibido el riñón derecho de Bruno.
Esteban posteó que no podía parar de llorar, que lo invadió la emoción. Tras asegurarse de que eran las personas indicadas, acordaron encontrarse el lunes último en la Ciudad de Buenos Aires. Recordó que previo al encuentro se le cruzaron miles de preguntas, pero tenía decidido afrontarlas. El encuentro se produjo en un bar, frente a la casa de Esteban, en una mesa de la vereda (para no usar barbijo). Lo primero que sucedió fue confundirse en un fuerte e interminable abrazo, las lágrimas afloraron y tras unos minutos se sentaron a conversar.
Daniel y Laura le contaron a Esteban y su mujer que Bruno quería estudiar veterinaria “para dedicarse a la genética del ganado. Le gustaba la historia, la política vista desde un humilde ciudadano, le encantaba ayudar y apoyar causas justas como la Ley Justina y otras…”.

“A su disposición”.
El receptor del riñón de Bruno dijo que les agradeció de mil maneras, “me puse a su disposición de por vida. No estamos cerca, pero me ofrecí a verlos cada vez que ellos lo requieran, si quieren hablar conmigo, escucharme, que los escuche, o simplemente compartir un silencio. Quedó la promesa que en cuanto me autoricen a viajar, iba a pasar unos días a su ciudad (General San Martín) para charlar de la vida”.
Y agregó: “Les dije que mi miedo siempre era quién era el donante. Y ahora que lo sé, que veo lo que escriben de él sus amigos, lo que lo aman sus padres, familia, me sentía honrado de tener el riñón de Bruno y que esperaba honrar su acto con todos los actos de mi vida. Que jamás podría dejar de agradecerles y que mi agradecimiento será hasta el último día de mi vida. Siento amor por Bruno, amor, dolor y tristeza por Daniel y Laura. Es un sentimiento ambiguo pero humano”.
“Yoryi (su mujer) y yo hemos perdido un hijo cada uno antes de conocernos. Sabemos del dolor de esa pérdida que jamás se va…. Pero no tuvimos esos años de historia que tuvieron Laura y Daniel con Bruno. En resumen, soy el honrado receptor del acto de amor de Bruno Jensen y su familia y espero honrar su memoria a través de mis actos”, cerró.

Agradecimiento.
Tras el regreso a General San Martín, Daniel posteó que ayer (lunes) “habían conocido a Esteban (por ‘culpa’ del destino, la vida o Dios… no sé) y para dicha nuestra, de él y del alma de nuestro hermoso e irremplazable Bruno, dada la irremediable realidad”.
“Lo hago como un simple homenaje a alguien agradecido y como muestra que nuestro único y verdadero interés es sólo estrechar en un abrazo, a los tres receptores que nos quedan por conocer”, dijo.
“Puede ser que por sus mentes y corazones pasen sensaciones iguales a las que pasó Esteban, y tal vez por eso no se animen a dar ese gran paso que dio él. Gracias a ‘algo’, él lo dio, y ninguna de las partes nos arrepentimos. Tal vez esto (ahora con los datos que dejó entrever Esteban), te ayude a dar ese paso y te atrevas a llamarnos. Ahora, que tu certificado de trasplante te está diciendo de dónde provino el órgano que recibiste en esa fecha, y que con la información que dio Esteban no te quedan dudas, animate por favor. Si querés, contactate con Esteban antes a tebutrasplantado@gmail.com , sin que nosotros lo sepamos, y tal vez él te diga quiénes somos y qué queremos…nada más”.
Finalmente, en contacto con esta corresponsalía, Daniel agradeció a todos los medios que se hicieron eco de su búsqueda y aprovechó para subsanar algún error seguramente involuntario. Especificó que la patología de Bruno eran Malformaciones Arterio Venosas (MAV) y no tumores. Que están en la búsqueda de receptores de hígado, los dos riñones (uno ya encontrado) y las válvulas cardíacas (cuatro receptores en total). Por último detalló que el médico “no nos dijo que iban a quedar secuelas antes de la operación; sí que era posible que tuviera trastornos en el habla, pero que generalmente eran recuperables. Lo de las secuelas graves, fue al día siguiente, a la noche, cuando se había complicado todo el cuadro”.