Inicio De Anzoátegui a México
Array

De Anzoátegui a México

Una delegación de la Escuela Hogar 186 Fortunato Anzoátegui, integrada por su directora, Graciela Keil y la docente Mónica Sainz, y tres alumnos (Malena, Esteban y Cristian) expondrán en México un proyecto que aborda los incendios forestales que arrasaron la zona hace dos veranos. La cita es el Segundo Encuentro Latinoamericano de Semilleros, Grupos y Líderes de investigación, que se desarrolla desde ayer hasta el viernes en la ciudad de Puebla.
Se trata de una suerte de quimera, hoy hecha realidad. Todo comenzó en 2017 cuando un grupo de alumnos, apoyados por docentes, de esa escuela participaron de Expocytar 2017 en Santa Rosa con un proyecto de Feria de Ciencias titulado «¿Qué pasó en este lugar?». Allí los eligieron para participar en Fecitec Girasoles 2018, en Encarnación, Paraguay. En esa instancia cosecharon el primer puesto en la categoría «Pandilla Científica» lo que le hizo ganar el derecho a participar en esta otra instancia en suelo mexicano.
El trabajo tiene más premios. En la Expocytar 2018, realizada en Santa Rosa, fueron acreditados para concurrir a la Expociencias Internacional Esi Abu Dhabi 2019, en Emiratos Arabes Unidos, en septiembre próximo. Pero este es otro tema.

El proyecto.
En el verano de 2016/2017 los incendios asolaron gran parte del bosque pampeano y estuvo a punto de devastar la escuelita. «Al retornar a clases, después de las vacaciones de verano, los niños vieron con asombro y preocupación el paisaje totalmente diferente debido a los incendios forestales. Muchos de ellos sabían de lo ocurrido ya que viven en la zona, pero demostraron curiosidad por conocer todos los detalles de lo aquí acontecido. Los niños necesitaban ir al patio y salir afuera del edificio casi imperiosamente para constatar qué cosas estaban quemadas y observar las consecuencias del incendio en los alrededores de la escuela. También preguntaban con insistencia si los árboles volverían a vivir o quedaría todo así: negro y quemado», le explicó Keil a este diario.
Esta vivencia fue advertida por la docente de tercer grado Mónica Sainz, quien con sus alumnos iniciaron una investigación. Los jovencitos acudieron a información aportada por actores de los incendios, realizaron observaciones de zonas quemadas, sumaron datos de cómo se afectó el circuito productivo, y hasta recabaron información de cómo se inició el fuego y qué daños ocasionó en flora y fauna. Asimismo, analizaron dentro del espacio cómo una situación límite desarrolla actitudes de solidaridad, convivencia social, cooperación y comprensión hacia los demás y valorando los espacios y actores sociales. Así nació el trabajo investigativo que servirá para abordar un tema que aflige a La Pampa.

¿Cómo lo hicieron?
Toda esa comunidad hizo un enorme esfuerzo para que pudieran participar en Paraguay. En septiembre del año pasado Graciela Keil le había asegurado a este diario que «van a ir sí o sí, y para ello estamos trabajando». Y la gran noticia es que lo lograron, porque ayer llegaron a Puebla y hoy comenzaban a exponer.
«Se luchó para este viaje», dijo la docente a LA ARENA. «Nos ayudaron nuestros padrinos, la Asociación de Productores del Sur de La Pampa a través de Carbap, el intendente Juan Barrionuevo (La Adela); el gobernador electo Sergio Ziliotto, varios diputados provinciales, los docentes y no docentes de la escuela, las familias, vecinos, amigos, productores, comerciantes, empresas. Y también hicimos rifas, una domada, y otros eventos que nos permitieron juntar pesito por pesito, es increíble cómo con pequeños aportes lo logramos. Y en el caso de nosotras, las docentes, nos costeamos los pasajes», explicó.

«Felices por este sueño»
La entrevistada reveló algunos detalles del viaje. «Tuvimos que hacer muchos trámites previos, caso de pasaportes y autorizaciones de los padres ante un escribano que no nos cobró. Asimismo hicimos la presentación ante Educación, en tiempo y forma, del proyecto de viaje. Desde este ámbito no nos objetaron para nada el contenido del trabajo, pero dos semanas antes de la fecha de partida nos avisaron que no autorizaban oficialmente el viaje y tampoco nos harían aportes económicos».
«¿El argumento?, que consideraban que debían priorizarse actividades dentro de La Pampa, y que si lo hacíamos era bajo nuestra responsabilidad, y con nuestros fondos. Así que tuvimos que tomar una licencia para perfeccionamiento, cosa que haremos en la Feria de Puebla, y nos responsabilizamos de los chicos», señaló.
«Fueron muchas las emociones y sentimientos que hemos experimentado en estos días. Hubo mucha ansiedad y preocupaciones. Los chicos aún no dimensionaron lo que estamos haciendo: aviones, aeropuertos, escuchan otros idiomas. En Buenos Aires hicimos un recorrido histórico, están absorbiendo experiencias únicas. Y cuando pueden se ponen a jugar, especialmente con Teddy, el osito de peluche de Malena, porque son niños. Estamos felices de poder acompañarlos en este sueño», concluyó Keil.