Decenas de miles de aves mueren ahogadas o electrocutadas

La existencia de los llamados “tanques austalianos” en áreas donde llueve poco, no hay ríos ni lagos, son la solución para la actividad ganadera.
Son una bendición para el ganado pero una trampa mortal para la fauna silvestre que cae en su interior, al tratar de tomar agua o bañarse.
Las líneas eléctricas constituyen otra causa de muerte de aves. Se hizo una readecuación que consistió en la colocación de protectores dieléctricos sobre la aislación rígida de las estructuras. No obstante CECARA sugiere aumentar las medidas preventivas.