Inicio La Pampa "Dejan de lado los miedos y no se callan"

«Dejan de lado los miedos y no se callan»

WINIFREDA: MUJERES SE ANIMARON A RELATAR SITUACIONES TRAUMATICAS

La licenciada en Psicología, Virginia Ojeda, de Winifreda, analizó la irrupción del movimiento feminista y la decisión que tomaron cientos de mujeres de contar por primera vez situaciones traumáticas que atravesaron en algún momento de su vida. Muchas compartieron su desgarrador testimonio virtualmente tras la denuncia por violación que la actriz Thelma Fardín hizo contra el actor Juan Darthés. Varios acontecimientos propiciaron estos cambios sociales.
Ojeda se remontó a 1912 cuando «la Ley Sáenz Peña generó el voto obligatorio universal pero limitado a los hombres, y recién 36 años después la mujer tuvo derecho a sufragar, pero hasta entonces vivíamos en una sociedad totalmente patriarcal donde el único que tenía la autoridad máxima era el hombre y la mujer estaba sumida bajo poderes económicos, políticos y en la vida intrafamiliar».
El movimiento de mujeres «es un fenómeno que se viene gestando desde hace años y paulatinamente la mujer va cubriendo espacios políticos, sociales, económicos. Está con mayor auge porque nos vamos identificando unas a otras, agrupándonos colectivamente por la lucha nuestros derechos, que son derechos humanos».
En la actualidad «las mujeres están dejando de lado los miedos y por sobre todas las cosas ya no se callan a nivel colectivo, es lo que llama la atención. Frente a una determinada denuncia escuchamos decir ‘después de tantos años hablan’, y sí pueden hacerlo porque les lleva todo un trabajo interno y tiempo romper con esos miedos que las paralizan».

«Romper silencios».
Consultada qué efecto psicológico produce en la mujer y en la sociedad compartir una confesión tan íntima, respondió: «A una persona -sea mujer, niño/a, u hombre- víctima de una situación abusiva le genera un hecho traumático porque nadie está preparado para que nos invadan de un momento a otro. Eso genera huellas en nuestra estructura psíquica que nos impide dar una respuesta inmediata a eso que no se estaba esperando, de ahí entonces la explicación al ‘por qué esperaste tanto tiempo para hablar’. La psicóloga María López, en distintas conferencias, menciona que cuando una persona es víctima de abuso sexual y más si es niña o adolescente genera una aniquilación en la mente. Algunas callan, otras pueden hablar meses después, muchas en años, porque lleva tiempo trabajar ese trauma y romper con los pactos de silencio que muchas veces entabla el abusador con la víctima».
«Una mujer sola nunca puede salir de una situación abusiva», aclaró y remarcó que «el colectivo de mujeres lo que hace es generar espacios propicios para romper silencios, pero las niñas o adolescentes en situación de mayor vulnerabilidad que no pueden acceder a alguien que las escuche aún no pudieron hablar. Thelma y otras pudieron hacerlo porque encontraron a ese otro (puede ser un vecino, amiga) que las escuchó y no las juzgó».
Se le preguntó porqué se vuelcan testimonios íntimos a las redes sociales y su respuesta fue «es más fácil explayarnos a través de la escritura. Hay personas que dieron cuenta de lo que les pasó ‘total no me ven la cara’, más allá que esté su foto de perfil y su nombre, pero no están hablando, también es una manera de romper el silencio».
Se le trasladó a Ojeda una serie de costumbres arraigadas en la sociedad y se le preguntó si habría que cambiarlas frente al avance del feminismo. Es común que el hombre le abra la puerta a la mujer en un lugar público.
-¿La caballerosidad conspira contra la igualdad de género?
-Hay mujeres que lo pueden tomar mal y a otras les gusta. Ni un extremo ni el otro. Ahora de nada sirve que un hombre sea caballero si al interior de la pareja la desprecia en todos sus aspectos.
-¿Cómo mirarla respetuosamente a una mujer sin que se sienta acosada?
-Es algo muy subjetivo, de cualquier manera la mujer tiene la inteligencia y la intuición suficiente para percibir si esa mirada trata de intimarla.
-¿Está mal decirle a una mujer qué lindo te queda ese vestido?
-No lo veo mal, depende el contexto y la forma en que se transmite el mensaje es la manera en que lo va a percibir y si le va a afectar o no.

Joven sufrió abuso sexual
Una joven vecina de Winifreda contó a través de Facebook que durante dos años su abuelo materno abusó de ella bajo amenaza de matar a sus progenitores. A los 8 años le confesó lo que le pasaba a sus padres, que jamás dudaron de su palabra. La Justicia condenó al abusador. «Después de casi 12 años, aún sigue siendo mi peor pesadilla», admitió. Por su parte, una empleada de una institución denunció por violencia de género a su ex pareja. En las redes publicó una foto de su brazo con hematomas junto a la leyenda «no permitas que nadie te lastime».

Pide políticas públicas
La psicóloga Virginia Ojeda se mostró sorprendida por la cantidad de femicidios que se registran en el país y reclamó políticas públicas para las víctimas de la violencia machista.
«A 19 mujeres las mataron por el simple hecho de ser mujeres, es grave y recién comienza el año», señaló la profesional.
«Es necesario que los ciudadanos seamos corresponsables. Si sabemos de alguien que la está pasando mal acercarse, preguntar de qué manera puedo ayudar, no quedarnos de brazos cruzados pensando que eso a mí no me compete», agregó.
Asimismo, la entrevistada demandó «políticas públicas que contengan a todas las mujeres víctimas de las diferentes violencias».