Denuncia por amenazas

DUEÑO DE BOLICHE A FUNCIONARIO

El subdirector de Nocturnidad de la Municipalidad de Santa Rosa, Martín Erviti, denunció ayer en la Seccional Primera al propietario del local bailable “Juanito”, quien lo trató de “negro” y lo amenazó, en los momentos que funcionarios de la comuna se encontraban realizando una inspección de rutina sobre el boliche situado en el acceso Presidente Arturo Illia y calle Selva, al este de la ciudad.
Los hechos ocurrieron pasadas las 4 horas de la madrugada del domingo. En ese momento Erviti se encontraba recorriendo el boliche citado con anterioridad, a los fines de constatar o no la presencia de faltas contra las normas locales. “Estaba recorriendo el boliche cuando noté que el matafuegos de la puerta que da al patio no estaba colocado”, sostuvo ayer el funcionario en diálogo con LA ARENA y agregó que “días atrás el local había sido víctima de un asistente que abrió el matafuegos en el interior. Por seguridad optaron ponerlo en la barra, pero les dije que debían colocarlo donde correspondía. No fue para hacer una infracción, sino para que lo coloquen en su lugar”.
Concluido ese reclamo, el funcionario se retiró del lugar. En ese entonces, notó que el detector de metales “estaba apagado”. “Hice lo mismo que con lo del matafuego, les dije que lo conecten, nada más, no iba a hacer una infracción”, indicó.

Amenazas.
Luego de las indicaciones del funcionario, el propietario del boliche “se exasperó” -dijo Erviti- y “comenzó a decirme que era ‘un negro de mierda’ (sic), me empujó y ahí intercedieron policías que había en el lugar”, sostuvo. Sin embargo no todo quedó allí, sino que el empresario nocturno se dirigió hacia él como si estuviese pidiendo una suerte de pago para pasar por alto estas faltas: “me empezó a preguntar ‘¿Querés coima?’, y yo no lo estaba infraccionando por nada; y me dijo ‘Te voy a buscar’. Yo le tolero que se enoje, pero que me amenace no, así que fui a hacer la denuncia”, confió el funcionario.
Finalmente dejó en claro que “este es un caso excepcional, aislado. No he tenido inconvenientes con otros propietarios de boliches; es más, hoy -por ayer- hubo quienes me llamaron para solidarizarse”.