Denuncian que gemelos fueron excluidos de una pernoctada

FUNCIONARIO NEGO HABER ECHADO A DOS CHICOS DEL PROVIDA

(Winifreda) – El secretario de Desarrollo Social, Sergio Bellendir, negó enfáticamente haber ordenado la expulsión de dos preadolescentes de la colonia de vacaciones del Pro Vida de verano. Los menores de 13 años – que son gemelos- fueron excluidos de una pernoctada por mal comportamiento, aunque uno de ellos aseguró a sus progenitores que nunca había causado problemas. El funcionario de la Municipalidad de Winifreda, apodado “Leo”, fue cuestionado por la madre de los chicos, quien escribió un sorprendente mensaje en Facebook. “Leo Bellendir dijo: Si algún chico le falta el respeto a un líder hay que echarlo del Pro Vida”. Esta imputación fue rechazada por el aludido. “Es totalmente mentira”, afirmó. Según su versión, uno de los gemelos “le habló despectivamente a un líder e insultó a otro. Cuando me preguntaron si podían no llevarlo a la pernoctada, respondí que sí porque no está bueno que ande faltando el respeto mucho más si tenemos 20 líderes que están trabajando por el bien de los chicos y le prestan toda la atención del mundo. Eso fue todo lo que pasó”. “Si un adulto en la colonia hizo las cosas mal, lo que tendría que haber hecho el chico es avisarle al profesor y a su papá para que haga el reclamo correspondiente. Nos cansamos de hablar con los líderes y con los encargados de la colonia sobre lo primordial que son los buenos tratos”, siguió. “Nunca echamos a nadie del Pro Vida porque es un programa provincial, sería una barbaridad si haríamos eso. No tenía ningún problema en atender a la madre, pero antes de venir a verme prefirió publicar una reverenda mentira y después llamarme por teléfono, entonces no hay mucho para hablar”, dijo. Dará intervención a un abogado “porque no me pueden ensuciar de esa manera, es absolutamente falso lo que se publicó”. Dejó en claro que “si los chicos quieren regresar a la colonia pueden hacerlo, tienen las puertas abiertas y nadie les va a decir anda”. Los gemelos decidieron no volver hasta que se aclare el conflicto. En esta localidad, el Pro Vida finaliza el 9 de febrero.

Agravios.
En diálogo con LA ARENA, la vecina Gabriela Naab, explicó que realizó la publicación virtual tras enterarse de lo que había sucedido con sus hijos. “Uno de mis nenes padeció dos neumonías y tiene sus pulmones sensibles. Le comunica a su líder que no iba a hacer natación porque el día estaba muy frío. Minutos después, ese líder lo privó de jugar al vóley y al fútbol tenis. Mi hijo, enojado, lo insultó en voz baja”, contó la mujer.
“El líder no trató de corregirlo sino que se siente ofendido y le devuelve el agravio”, agregó.
El día de la pernoctada, otro líder -la mayoría tienen más de 20 años- “empieza a cargarlo a mi hijo diciéndole reiteradas veces que no iba a ir al campamento”, a lo que el menor reaccionó contestándole de manera descortés.
Según la madre “ese trato era común entre ellos”, pero esta vez el líder se sintió agraviado y lo dejó fuera de la actividad por “reiteración de insultos”. Esa medida también abarcó a su hermano, quien se mostró sorprendido que lo hayan excluido a él dado que nunca había causado problemas.
“En vez de avisarme por privado me entero por el grupo y ni siquiera conozco el motivo, me siento humillado”, le dijo a su madre. Es que el líder compartió su decisión de desafectar a los gemelos con todos los contactos de su grupo de WhatsApp compuesto por varones y mujeres menores de edad que están bajo su responsabilidad.

“Sin respuestas”.
Cuando se enteró que sus hijos habían sido excluidos del campamento, Naab lo llamó por teléfono a Bellendir siete veces para pedirle explicaciones y no respondió y al día siguiente realizó el posteo virtual. Previamente con su marido se reunieron con el coordinador general de la colonia, Cristian Savarese, y los dos líderes. Uno de ellos “negó que le haya devuelto el insulto a mi hijo”, dijo la mujer y según ella les contó: “Lo llamé a Leo por teléfono y me dijo que si estuviese en mi lugar los echaba. Le pregunté qué hago y me contestó échalos”. “Nos dijo que la bajada de línea del secretario de Acción Social es echar a los chicos si no respetan a los líderes. Teníamos cara de susto, Savarese abría los ojos y trataba de apaciguar el asunto. Escuchamos bien con mi marido. El otro líder negaba todo el tiempo haber mandado el mensaje al grupo y tengo la captura de pantalla”, prosiguió. “No los culpo a los líderes, actuaron como pudieron. La bajada de línea no estuvo buena, tendrían que recapacitar y buscar una solución alternativa para la próxima vez que les pase”, finalizó.