Descubren dos estrellas amarillas en Eduardo Castex

Familiares, integrantes de la Fundación Estrellas Amarillas y el jefe comunal de Pichi Huinca, Carlos Ferrero, ayer descubrieron dos estrellas en la ruta provincial 4, para recordar a cuatro víctimas de siniestros de tránsito. Los recordados son vecinos de Eduardo Castex que fallecieron en trágicas condiciones en dos siniestros: el matrimonio conformado por Carlos Alberto Fernández (51) y Ana del Carmen Macagno (46) y su nieto Lucas Gabriel Pérez Fernández (8) que fueron atropellados por un vehículo hace una década, y Héctor Daniel Lavigne (54) que murió recientemente después de chocar con una camioneta en la parte de atrás de un camión. (ver aparte)

“Muy emocionante”.
La castense Alejandra Fernández destacó ayer que la actividad desarrollada en Pichi Huinca “fue muy positiva” y “movilizante”. “Destapar las Estrellas (Amarillas) de nuestra familia es muy
emocionante, vino mi hermana (NdR: es la madre del niño fallecido) y todo fue muy aliviador porque se cierra un círculo donde ya creo que ahora la etapa está cerrada”, expresó la entrevistada.
Fernández quedó marcada por el siniestro donde fallecieron sus padres Carlos Fernández (51) y Ana Macagno (46), y su sobrino Lucas Pérez Fernández (8). Ahora reside en Trenel. Aquel
episodio la terminó alejando de su terruño. “Irme de Castex fue una circunstancia, pero fue muy aliviador y me hizo muy bien porque estoy más tranquila. En cambio, mi hermana -NdR: la madre del niño que falleció- volvió a Eduardo Castex porque se siente muy a gusto en la casa donde vivieron mis padres, pero en mi caso es todo lo contrario porque son todos recuerdos a flor de piel”, explicó.
Recordó que sus familias fallecieron en un accidente provocado “por una negligencia humana” “En el juicio está persona fue condenada y tenemos que destacar que este fue uno de los pocos accidentes donde el acusado estuvo detenido”, recordó.
“Ahora tratamos de generar concientización para ayudar a los demás, para aconsejar a las personas (que pierden familiares en accidentes de tránsito) para que no tengan que pasar por los momentos que vivimos nosotros. Por ejemplo, en el caso de la familia Lavigne seguramente todo fue más doloroso porque fue muy reciente”, admitió.

Actividades educativas.
Los integrantes de la Fundación Estrellas Amarillas ayer, desde las 10, brindaron charlas de seguridad y educación vial en la Escuela Hogar 156, para alumnos de Nivel Primario e Inicial; y posteriormente para los alumnos del secundario. Y sobre el mediodía se descubrieron las dos Estrellas Amarillas en la ruta 4, en cercanías de Pichi Huinca.
La presidenta de la Fundación Estrellas Amarillas, Silvia González, destacó “la positividad de la jornada” y resaltó “el apoyo municipal” de la gestión encabezada por Carlos Ferrero, para desarrollar las actividades y adherir a la campaña de concientización vial que impulsa la ONG pampeana.
“Cuando hay interés de las autoridades municipales y de la Dirección Provincial de Vialidad se hace todo muy rápido y las cosas no son tan burocráticas y traumáticas; entonces nos permiten
compartir una jornada maravillosa con los chicos de la Escuela Hogar, y podemos hacer lo que más sabemos: dar herramientas para la prevención”, destacó.

Los dos siniestros
Fernández, Macagno y el nieto Pérez Fernández fallecieron en febrero de 2008, luego de ser
atropellados por Eduardo Enrique Gauna cuando permanecían estacionados sobre la banquina, esperando a familiares. El automovilista fue condenado por la Justicia de General Pico, pero estuvo prófugo.
Macagno y su nieto Lucas murieron el mismo 7 de febrero, mientras que Fernández falleció cinco días después, en el hospital Centeno, porque no se pudo recuperar de las graves heridas.
Gauna fue condenado por la Cámara del Crimen por “triple homicidio culposo agravado” a la pena de prisión de dos años y seis meses de cumplimiento efectivo más la inhabilitación para conducir por cinco años.
Por su parte, el otro recordado Héctor Lavigne falleció el 2 de abril, cuando conducía una camioneta que impactó en la parte trasera de un camión entre Pichi Huinca y Caleufú. Iba acompañado por su pareja.
El siniestro se produjo cuando el camionero habría intentado doblar para ingresar a un camino vecinal. El conductor castense murió cuando era trasladado al Centeno.