Despedido criticó a Kroneberger y Maquieyra

ME TRATARON CON BAJEZA

(Winifreda) – Más de 560 empleados de la Subsecretaría de Agricultura Familiar se quedaron sin trabajo el mes pasado. Estaban distribuidos por todo el país. Las cesantías fueron ordenadas por Luis Miguel Etchevehere, cuando ocupaba el Ministerio de Agroindustria, cartera que fue rebajada a Secretaría. Uno de esos despedidos es pampeano y trabajaba como técnico de territorio en la Subsecretaría de Agricultura Familiar delegación Buenos Aires. Se trata del veterinario Osvaldo Folmer Manzano, hijo del intendente de Mauricio Mayer, Celestino Folmer.
“Hacía 8 años y cuatro meses que estaba trabajando en los distritos bonaerenses de Luján y Mercedes. 561 personas fueron despedidas, entre ellas estoy yo, y particularmente en la provincia de Buenos Aires fueron 61 técnicos. El área más golpeada es la de Agricultura Familiar. Etchevehere representa los intereses de la Sociedad Rural y con las medidas que tomó atenta contra del sector agropecuario más vulnerable”, contó Folmer Manzano en diálogo telefónico con LA ARENA.
“En el país éramos 1.100 técnicos y echaron a 561 o sea al 50%, pero en abril ya habían cesanteado a 330”, señaló. “Los productores que están en situación de vulnerabilidad no tendrán más acceso a las herramientas del Estado, entonces se terminará fomentando la economía en negro. Lo que hacíamos era facilitarles trámites para que estén en blanco”, indicó y dio más precisiones sobre las tareas que desarrollaba con sus colegas.
“Principalmente asistencia técnica, por ejemplo, que el productor de cerdos tenga un Renspa, marcas y señales, el criadero habilitado y la posibilidad de comercializar en blanco, en principio a través del Monotributo Social Agropecuario, que tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre. Además de garantizar la inocuidad y la calidad de los alimentos en su etapa de producción primaria evitando que los animales se alimentaran de basura o con subproductos”, dijo.

Sin atención.
Precisó que en Luján, los pequeños productores tamberos, avícolas, ganaderos, que se quedaron sin atención son 160. “Los visitábamos al menos una vez por semana y por día visitábamos entre 7 y 9 productores”, aunque en los últimos meses “poníamos nuestros vehículos y la mitad de nuestro sueldo lo gastábamos en combustible”. Los campesinos se quedan sin el acompañamiento de los técnicos.
“Cualquier veterinario hoy te cobra alrededor de $2.000 una visita al campo, entonces lo que va a pasar es que estos productores no accedan más a un profesional porque no les da para pagarlo con 50 vacas, más si tienen que abonar un alquiler de $8 mil por mes, y de ahí para adelante recortarán todo lo que puedan hasta alimentación para los animales. Y lo que sucederá también es que la inocuidad de los alimentos en su etapa primaria no va a hacer tal, por eso aparecen enfermedades zoonóticas como triquinosis”, advirtió.
A los cesanteados les explicaron que “no hay plata, se gasta más de lo que ingresa en el Estado, hay gente que sobra y que supuestamente no tiene tareas, pero yo como los demás técnicos teníamos tareas”, dijo el despedido. Refutó las justificaciones oficiales.
“Los funcionarios nacionales tienen dos o tres autos disponibles con choferes pero después el gasto lo generamos los que laburamos”, dijo. Etchevehere de ministro pasó a ser secretario, pero el sueldo “no se lo rebajaron”.

“Tengo valores”.
Sobre si pensó en invocar que es hijo de un intendente radical para lograr su reincorporación, más teniendo en cuenta que la UCR pampeana es una aliada del PRO-Cambiemos, respondió con dignidad: “Esa sería una metodología que tiene que ver con arreglos o acuerdos, los cuales particularmente no los comparto; me caracterizo por tener valores como persona. Queremos que todos sepan cuáles son las tareas que hacemos”.
“Si a mi padre le toca llevar adelante una función pública por la cual fue elegido que asuma la responsabilidad en su territorio, que es Mauricio Mayer. Lo mío se da en otra provincia, en otro ámbito”, concluyó.

“Me trataron con bajeza”
Folmer Manzano se sintió decepcionado con los diputados Martín Maquieyra (Cambiemos) y Daniel Kroneberger (UCR) luego de que lo trataran con “bajeza” en el Congreso. Fue cuando los trabajadores despedidos de Agricultura Familiar asistieron ante un plenario de las comisiones de Agricultura y de Legislación del Trabajo de Diputados para explicar la situación en la que está la hoy Secretaría de Agroindustria, luego de los casi 600 despidos que se produjeron en esa cartera.
Destacó la gestión del diputado Sergio Ziliotto (PJ-La Pampa) de abrir la comisión de Trabajo para que se visibilice “esta problemática de los despidos en Agricultura Familiar, pero tanto Maquieyra como Kroneberger, a los cuales conozco personalmente, se hicieron los que no me conocían, no fueron capaces ni de saludarme”.
Consultado si ambos diputados estuvieron frente a él y no lo saludaron, respondió: “Sí, esa fue la situación. A mí me hubiese gustado que por lo menos me digan ‘que mal que la está haciendo este gobierno en Agricultura Familiar’, pero no lo hicieron, una actitud bastante despreciable porque son legisladores y mínimamente tienen que hacerse cargo de la responsabilidad que tienen. Una bajeza muy grande de parte de ellos no haberme saludado”.
“A Kroneberger lo conozco desde hace mucho tiempo y ahora no puede ser que no me conozca; cuando estaba hablando de trabajo y de una realidad esta gente miró para otro lado”, finalizó. Kroneberger –de Colonia Barón– es del mismo “palo político” que Celestino Folmer, padre de Osvaldo.