Inicio La Pampa Detenidos por disturbios en Año Nuevo

Detenidos por disturbios en Año Nuevo

Dos apuñalados, quince demorados y una mandíbula fracturada por un botellazo fue el saldo de una noche de fin de año agitada para las autoridades policiales y los profesionales de la salud. Según trascendió de diversas fuentes oficiales, ninguno de los tres heridos, que ingresaron al hospital Lucio Molas, se encuentran en peligro de muerte, aunque dos de ellos continuaban internados al cierre de esta edición.

Apuñalados.
El primer hecho violento ocurrió cerca de las cuatro de la madrugada de ayer en la intersección de Corona Martínez y Hortencia Maggi, en el barrio Nelson Mandela. Por causas que se desconocen se desató una pelea entra varias personas y dos de ellas terminaron con heridas de arma blanca. Los agresores serían una mujer y su hijo, que estarían emparentados con los heridos y que fueron demorados pero luego puestos en libertad.
Por su parte, ambos apuñalados se presentaron cada uno por su cuenta en el hospital Evita, y posteriormente fueron trasladados al Lucio Molas, donde se los intervino quirúrgicamente. Según informó el comisario Ceballos de la Seccional Primera ninguno de los dos quiso radicar la denuncia correspondiente.

Mandíbula.
Por otra parte, en el barrio Fonavi 33 de Toay, otro episodio familiar terminó de mala manera luego de que una discusión escalara hasta transformarse en una batalla brutal. En ese marco, un hombre de 28 años agredió a su cuñado de 36 con una botella, cerca de las seis de la madrugada en el pasaje Pedro Villarino.
Según explicó el comisario Juan Mendiz de la Seccional Quinta, producto del feroz ataque la víctima sufrió fractura de su mandíbula y además perdió varios dientes, por lo que tuvo que ser derivado al Molas para su atención. Al cierre de esta edición se encontraba fuera de peligro y dado de alta. En tanto el agresor fue capturado a las 14.30 de ayer en su domicilio, sobre la avenida 13 de Caballeria Oeste, y se encuentra detenido acusado de lesiones graves.

Rural.
Por último, unas quince personas fueron demoradas por efectivos policiales de la Seccional Segunda en el marco de la fiesta de Fin de Año celebrada en la Rural. Según las fuentes consultadas, los apresados estaban en «estado de ebriedad» y «causando disturbios», por lo cual fueron trasladados a la comisaría y luego puestos en libertad.