Detuvieron a un joven acusado de homicidio

POR UN HECHO DE HURTO

La policía detuvo este miércoles a un joven de 18 años denunciado por haber sustraído una consola de videojuegos del interior de una vivienda en el barrio San Cayetano, al norte de Santa Rosa.
El ladrón, identificado con las iniciales W.V., está acusado de haber sido el autor del asesinato de Martín Nolberto “Monchi” Tomaso, quien el pasado domingo 10 de junio recibió una puñalada debajo de la axila derecha. La herida le produjo una hemorragia interna y su posterior deceso en momentos que era trasladado al hospital Lucio Molas.
Al momento del incidente, el acusado por el asesinato tenía 17 años y fue detenido ese mismo día en un amplio despliegue policial en una casa del barrio Zona Oeste Quintas. Al día siguiente fue acusado formalmente junto a dos cómplices, dos hermanos de 18 y de 17 años respectivamente. El fiscal de la causa solicitó en la audiencia que sean detenidos preventivamente durante 15 días. Los menores fueron trasladados al Ipesa.
Un dato relevante es que en el transcurso de esa detención, W.V. cumplió 18 años, pero no quedó detenido, pese a que las cámaras cercanas a la escena del crimen lo mostraron como autor. Desde su libertad a esta parte, el chico estuvo implicado en al menos tres hechos delictivos que fueron dados a conocer por este diario. Sin embargo tras cada ingreso a las comisarías volvió a recuperar su libertad.

Hurto.
El nuevo episodio que tiene implicado al adolescente en cuestión ocurrió el miércoles en horas de la tarde, aproximadamente a las 15, cuando habría ingresado, sin ejercer violencia, junto con un cómplice a una casa de la calle Antártida Argentina al 1300. En ese momento la vivienda estaba habitada por su propietario que oyó ruidos en una habitación y cuando se acercó vio cómo al menos dos individuos huían por la puerta del frente. Según denunció, los delincuentes habían sustraído una Play Station 4, con su respectivo Joystick y unos cables.
Fuentes confiaron a LA ARENA que el hecho fue captado además por una cámara del Cecom, central desde donde dieron aviso a policías de la Seccional Segunda que llegaron al lugar y comenzaron un patrullaje por la zona. En medio del procedimiento los efectivos vieron e identificaron a un muchacho que cargaba unos elementos y éste, al verse acorralado, se deshizo de lo que llevaba y corrió por la calle Yapeyú.
Con los elementos recuperados (fueron reconocidos por el damnificado), los trabajos de búsqueda continuaron y pocos minutos más tarde de la persecución, lograron aprehender a W.V. en la intersección de Santa Cruz y Pavón. Hasta ayer a la tarde, el joven continuaba detenido.