sábado, 21 septiembre 2019
Inicio La Pampa Deuda de Nación pone en jaque a las constructoras

Deuda de Nación pone en jaque a las constructoras

LA GESTION MACRI LE DEBE 150 MILLONES A FIRMAS PAMPEANAS. ADVIERTEN POR QUIEBRAS

Las empresas constructoras pampeanas atraviesan una situación crítica y realmente preocupante por la paralización de la obra pública como parte del programa de ajuste fiscal nacional y la deuda que tiene pendiente de pago el gobierno de Mauricio Macri, un escenario que este año podría llevar al cierre de varias firmas.
«En obras que realizamos en escuelas, la Nación nos debe alrededor de 50 millones de pesos a empresas de la provincia», afirmó el presidente de la Cámara de Constructoras de La Pampa, Adrián Pérez Habiaga. A esa cifra se suman los 100 millones de pesos adeudados a la empresa Jubete por la obra de la Circunvalación frente al Procrear.
El directivo manifestó que la situación llevará indefectiblemente al cierre de empresas en la provincia. «En el transcurso de este año vamos a tener cierre de empresas, hay firmas que no están trabajando y se mantienen con el mínimo de gente porque no hay obra pública y no tenemos acá un gran mercado en privados», explicó.
Durante 2018, en el país cerraron unas 243 constructoras por falta de obras, lo que también derivó en la destrucción del empleo y la caída de la demanda de insumos internos, por la política económica nacional de ajuste fiscal. Un indicador que también refleja el contexto, es la merma del consumo de cemento -16,3 por ciento- en los primeros meses de este año.
«Las deudas con las constructoras están en todo el país. Desde la Cámara, planteamos al Secretario de Coordinación nacional la situación y vimos que incluso hay provincias a las que les están debiendo 400 millones de pesos porque se hicieron cargo de los planes Fonavi de viviendas», manifestó.

«No esperamos cambios».
Sobre las expectativas para el futuro a mediano plazo, Pérez Habiaga amplió: «No esperamos ningún cambio para este año, porque incluso el gobierno nacional anunció que tiene un desfasaje del 0,4 por ciento para el déficit primario cero, entonces vamos a tener menos obras y van a dejar de pagar también».
En esa línea, el empresario planteó un panorama distinto con respecto al gobierno provincial. «Si la Provincia larga una licitación vos sabés que te va a pagar, pero resulta que tampoco tienen plata. Hemos decidido entonces no ir a grandes licitaciones nacionales porque no pagan y vemos un año muy difícil».

Incertidumbre.
Los problemas con el financiamiento nacional se dan en obras viales y de agua y saneamiento y en escuelas. «Las certificaciones de obra no se están pagando desde noviembre y durante todo el año pasado, podemos decir que no se pagaron redeterminaciones de precios -actualizaciones-«, indicó.
Pérez Habiaga planteó así un panorama oscuro para la actividad en 2019 «por el grado de incertidumbre» que «estamos atravesando. Es terrible lo que pasa», y advirtió que Nación tampoco reconoce los pagos fuera de término, por lo que los fondos llegan tarde y con menor poder adquisitivo, considerando los altos índices inflacionarios.
«En nuestra provincia no fue una catástrofe porque veníamos de años buenos, con los Fonavi que se hacían. Pero si te agarraban endeudado te funden. Es un perjuicio muy grande el que se generó para las empresas de La Pampa», comentó el entrevistado con respecto a las consecuencias de las políticas económicas nacionales.