Dictan preventiva a policía

USO TARJETA DE ABUELO PARA SUSTRAER PRESTAMO DE $ 37 MIL

(General Acha) – El fiscal Juan Bautista Méndez formalizó la investigación iniciada contra el policía por la sustracción de una suma superior a 30 mil pesos, lo que hizo mediante una transferencia por cajero automático, en perjuicio de un abuelo de la localidad de Puelches.
La audiencia se llevó a cabo en la planta baja del edificio de calle Don Bosco 665, ante el juez de control de esta ciudad, Héctor Alberto Freigedo. En la oportunidad, el fiscal, quien estuvo acompañado por el adjunto Francisco Cuenca, puso en conocimiento al imputado el hecho que se le atribuye haber cometido, al igual que su correspondiente calificación legal. El empleado policial asistió representado por el defensor oficial Marco Mezzasalma.
En el tramo final de la diligencia judicial que concluyó pasadas las 16 de ayer, el magistrado hizo lugar a la prisión preventiva peticionada por la fiscalía, y ordenó que la medida de coerción se mantuviera por el lapso de siete días.

Bloqueo.
En esa misma resolución el juez Freigedo ordenó el bloqueo de todas las cuentas que se encuentren a nombre del empleado policial implicado. A los fines del cumplimiento de la medida, solicitó la remisión del oficio pertinente al Banco de La Pampa.
En un principio el hecho atribuido al oficial Marcos Rojas (34 años) fue encuadrado de manera provisoria como delito de defraudación mediante el uso de tarjeta de débito (artículo 173 -inciso 15- del Código Penal), de manera alternativa con el delito de hurto calificado por ser el imputado miembro de la fuerza policial (artículos 162 y 163 bis del CP).-
Con anterioridad a la audiencia de formalización, el implicado debió prestar declaración en carácter de imputado ante la oficina única del ministerio público fiscal. Lo hizo, previo a recibir el asesoramiento técnico legal de la defensa.
En la ocasión hizo su descargo y negó que los hechos hayan ocurrido de la forma que denunció el vecino de Puelches.

Hecho.
Un vecino de Puelches, de 73 años, denunció ante la comisaría de General Acha que el lunes pasado cerca de las 17.30 en momentos que se encontraba en el cajero automático que el Banco de La Pampa tiene en ese pueblo, solicitó ayuda a un empleado policial que pasaba por allí para poder extraer dinero de su caja de ahorro. A esos fines, el abuelo le entregó su tarjeta de débito, junto con la contraseña alfanumérica anotada en un papel, y le pidió que extrajera la suma de 3 o 4 mil pesos.
El policía accedió al pedido, y demoró un rato en materializar la operación. Le manifestó además que sólo podía extraer mil pesos, y que debía aumentar el límite de extracción. Luego le hizo entrega del comprobante de extracción.
En ese lapso se presume que Rojas, en desconocimiento del hombre, aprovechó y pidió un préstamo electrónico por la suma de 37 mil pesos. Cifra, que inmediatamente transfirió a su cuenta bancaria, informaron fuentes oficiales.