Dictan preventiva a presuntos asaltantes

GENERAL PICO: VIOLENTO ROBO A UN KIOSCO

El juez de control Alejandro Gilardenghi, de la Segunda Circunscripción Judicial de la provincia con asiento en esta ciudad, le dictó la prisión preventiva hasta la finalización del proceso judicial, a los dos jóvenes que están sospechados de haber asaltado un kiosco ubicado en el sector del Barrio Talleres, durante la madrugada del domingo. Uno de los sospechosos gozaba de libertad condicional, otorgada en el mes de agosto de 2016 y en caso de ser condenado, sería declarado reincidente.
La audiencia de formalización de la Investigación Fiscal Preparatoria se llevó a cabo ayer a la tarde en la sala 1 de los tribunales de esta ciudad. El fiscal Juan Pellegrino, de la Fiscalía Temática de Delitos contra la Propiedad, hizo un breve relato de los hechos investigados.
El funcionario judicial señaló que el último domingo, cerca de las 3.25, dos jóvenes ingresaron a un kiosco ubicado sobre la calle 10 entre 17 y 19, a escasas dos cuadras de la Comisaría Segunda. Luego uno de ellos esgrimió un arma de fuego, tipo revólver, con el que le apuntó al kiosquero y le exigió la entrega del dinero. Mientras no dejaba de apuntarle con el arma de fuego, el otro individuo sustrajo de la caja registradora, una suma estimada de 8.000 pesos en efectivo.
Luego los asaltantes se dieron a la fuga tras llevarse tres alfajores y el teléfono celular del kiosquero asaltado, que fue descartado poco después en un canasto de basura de la cuadra.

Medidas de prueba.
El fiscal también hizo referencia a las prendas de vestir que fueron halladas en los distintos allanamientos y al arma de fuego que se encontró en otro domicilio, y que sería la utilizada para comerte el robo.
En cuanto a las medidas de prueba, solicitó la apertura y análisis de las llamadas y mensajes de los teléfonos celulares que fueron secuestrados por la policía en el marco de la investigación. El fiscal también pidió que se someta a los sospechosos a una rueda de reconocimiento y solicitó la prisión preventiva de ambos hasta la finalización de proceso judicial.
Luego que el defensor Alejandro Caram no presentara oposición a los pedidos del fiscal, el juez Gilardenghi les formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria, por el delito de robo agravado por el uso de arma de fuego con aptitud para el disparo, que prevé una escala penal que tiene un mínimo de 6 años y ocho meses de prisión.