Inicio La Pampa Dictan prisión preventiva a dos estafadoras

Dictan prisión preventiva a dos estafadoras

INVESTIGAN ESTAFA TELEFONICA

(General Pico) – El juez piquense Alejandro Gilardenghi, les dictó la prisión preventiva por 30 días a dos mujeres que fueron detenidas por la Brigada de Investigaciones de esta ciudad, durante esta semana, en distintos allanamientos que se realizaron en las provincias de Corrientes y Córdoba, en el marco de la investigación de una estafa telefónica que damnificó a una vecina de Parera, en una suma cercana a los 300 mil pesos.
Ayer a la mañana, el magistrado le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria por el delito de Estafa, a Karina Navarro, oriunda de Corrientes, y a Mariana García, de Río Cuarto. Además les dictó la prisión preventiva por el término de 30 días, pese a que el fiscal Armando Agüero había solicitado su detención hasta la finalización de la Investigación Fiscal. De la audiencia también participó el defensor oficial Guillermo Costantino, quien pidió el resto domiciliario para ambas imputadas.
La Brigada de investigaciones a cargo de Vanina Fileni, detuvo a las dos mujeres, sospechadas de haber perpetrado, durante los primeros días de abril, una estafa telefónica que damnificó a Mirta Rodríguez, una vecina de la localidad de Parera.
La mujer recibió un llamado sobre un dinero que debía cobrar por un trámite ante la Anses. Sin embargo, de manera engañosa, la desapoderaron de una suma de 178 mil pesos, mediante dos transferencias bancarias, y por vía digital, gestionaron un préstamo personal de 100 mil pesos.

Llamadas y cuentas.
Tras denuncia, la Brigada comenzó a trabajar sobre los llamados telefónicos y las cuentas bancarias a las que fueron esos montos, y así pudieron llegar primero a Navarro. Como desde esta cuenta se hizo un giro de dinero hacia otra que estaba asentada en Río Cuarto, se pudo dar con García, y ambas fueron detenidas durante esta semana, en distintos allanamientos de los que participaron Fileni y el subcomisario Martín Giménez, quienes contaron con la colaboración de la policía de cada uno de estos lugares.
En el marco de esta causa, los investigadores lograron determinar que las llamadas telefónicas, se hicieron desde el interior la Unidad Penitenciaria 6 de Río Cuarto, donde se allanaron las celdas individuales de los cuatro sospechosos, «que están indicados de formar parte de una pequeña organización que realiza estas estafas telefónicas».