Inicio La Pampa Dictan "probation" a joven por el ataque a una docente

Dictan «probation» a joven por el ataque a una docente

GENERAL PICO: HACE DOS AÑOS TIRARON BOMBA MOLOTOV CONTRA UNA CASA

Por el caso se les formalizó la investigación a tres estudiantes de un colegio privado, dos de los cuales fueron sobreseídos. Una pericia caligráfica determinó la participación del restante, en la redacción de una nota intimidatoria. Como reparación pagará 12.800 por los daños causados. 

Un joven de 18 años que en diciembre pasado egresó del Instituto Nuestra Señora de General Pico, accedió al beneficio de la «probation» (suspensión de proceso a prueba) en la causa en la cual se le imputo las amenazas a la docente Guadalupe Vaio. En julio de 2017 un grupo de alumnos de ese colegio privado, arrojó una bomba de fabricación casera contra la puerta de entrada del domicilio particular de la profesora.

Sin embargo, por las condiciones climáticas reinantes de ese momento, el fuego se disipó rápidamente. Además le dejaron una nota de tono amenazante en la que la instaban a que aprobara a los alumnos de los colegios privados de la ciudad, la cual decía: «Aprobá a todas las escuelas privadas o esto no va a ser ni la mitad de lo que te voy a hacer».

Ayer a la mañana en la Sala 3 de los Tribunales de esta ciudad, el juez de control Diego Ambrogetti le dictó la «probation» a Federico Paire, quien al momento de cometer el hecho, tenía 17 años de edad. En el inicio de la audiencia, el defensor Pablo Durigón planteó el pedido de suspensión de proceso a prueba a través del cual ofreció la reparación del daño material causado, dado que la explosión afectó a la pintura de la puerta principal de la casa. El fiscal Guillermo Komarofky no presentó objeciones a esta salida alternativa y el querellante Patricio Rodríguez Petazzi también prestó conformidad, a la vez que señaló que los daños, según un presupuesto actualizado en abril, fueron estimados en 12.780 pesos.

Previo al dictamen del juez la damnificada pidió la palabra y se mostró muy apenada por la situación. Señaló que el imputado no era el único responsable del hecho y aseguró que no hubiese sido necesario llegar a esta instancia judicial, si desde un principio los autores del hecho hubiesen presentado las disculpas.

Tras ello, el magistrado accedió al pedido del defensor y le dictó la «probation» a Paire, quien se comprometió en el plazo de 30 días, a pagar la suma solicitada por la querella. Además, le impuso por el plazo de un año, el cumplimiento de reglas de conducta, como la de fijar domicilio y la de no volver a cometer delitos, hasta que la causa en su contra quede extinguida.

Ataque incendiario.
Sobre los últimos días del año anterior, previo al inicio de la Feria Judicial, el fiscal Komarofky presentó la acusación contra Paire, por el hecho perpetrado durante el inicio de las vacaciones de invierno de 2017, cuando un grupo de jóvenes que usaron caretas para no ser identificados, pasaron de madrugada en moto frente al domicilio de la profesora, ubicado en calles 111 y 16, y arrojaron una bomba molotov contra la puerta principal.

Las llamas se disiparon enseguida y el ataque incendiario no provocó mayores daños. Además le dejaron una nota escrita a mano, en la que cual la instaron a aprobar a los alumnos de los colegios privados. Al momento del ataque, la docente no se encontraba en la vivienda, pero si su pareja, un conocido contador de la cuidad y ex funcionario provincial, quien se encontraba durmiendo en ese momento.

Tiempo después, se les formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria a tres adolescentes que cursaban el quinto año en el Instituto Nuestra Señora. Luego se los sometió a una rueda de reconocimiento en la cual el comerciante que les vendió las máscaras, no los pudo reconocer de «forma indubitada».

También se analizaron las comunicaciones de los teléfonos celulares de los estudiantes, pero esta prueba no arrojó datos demasiados relevantes. Además se realizó una pericia caligráfica, que determinó que Paire fue partícipe de la escritura de la nota intimidatoria. Sobre los otros dos adolescentes, se dictó el sobreseimiento, dado que al momento del hecho eran inimputables. Debido a la edad que tenía, Paire fue imputado del cargo de amenazas y sobreseído del delito de daño.