Dieron de alta al conductor herido

SINIESTRO VIAL FATAL EN LA RUTA 5

(Uriburu) – En el mediodía de ayer dieron de alta al conductor del automóvil que chocó contra otro en el que viajaban seis personas, la cuales todas perdieron la vida por el fuerte impacto, el martes en la ruta nacional 5 a la altura del cruce con la provincial 7. La información fue confirmada por fuentes del Hospital Lucio Molas.
Esteban Hotz, de 30 años, había ingresado al centro santarroseño con golpes que no revestía gravedad. Estuvo en observación casi 24 horas y ayer fue dado de alta. El santarroseño se conducía en un SUV Mercedes Benz el martes al mediodía por la ruta 5 hacia el este (a Uriburu donde tiene un emprendimiento), y en inmediaciones del cruce con la ruta 7 impactó contra el lateral izquierdo de un Peugeot 206 -circulaba en el mismo sentido, delante del Mercedes-, con tres personas mayores de edad (de entre 23 y 31 años) y tres menores. Como consecuencia del fuerte impacto, las seis personas del 206 murieron en forma instantánea.
Según la primera hipótesis de la policía en el lugar del siniestro, el Peugeot pasó unos 20 metros el cruce con la 7, habría querido girar en U para tomar la dársena de la 5 y seguir viaje por la ruta provincial. En esa maniobra fue colisionado por el Mercedes.
Las víctimas fatales fueron identificadas como Franco Gabriel Palacio, quien conducía el 206, su pareja Guadalupe Abascal (quien cursaba un embarazo), que iba como acompañante. Además dos hijos del conductor, Milagros (6 años) y Gonzalo (3), y Daiana Palacio (hermana de Franco) y su hija Isabella (6 años).
Las actuaciones de la causa por el siniestro vial están a cargo de la fiscalía de delitos contra las personas de la primera circunscripción judicial de la provincia.

Autopsias.
A raíz de una falla eléctrica detectada en la morgue judicial de Santa Rosa, ajena al Poder Judicial, las autopsias de siete de las víctimas fallecidas durante la Navidad en accidentes de tránsito, se practicaron en la morgue judicial de General Pico.
La Cooperativa Popular de Electricidad informó ayer que se había quemado una fase propia y por eso el lugar quedó sin luz entre las últimas horas del lunes y las primeras de este miércoles. Una cuadrilla de la entidad arregló el desperfecto y el problema quedó solucionado antes del mediodía.
Apenas detectado el inconveniente, la novedad fue comunicada a la morgue de General Pico, cuyo personal estuvo presto para la realización de las autopsias.