Disconformidad por un “trato diferenciado”

La Cámara de Comercio, Industria y Producción de La Pampa destacó la realización de la II Feria Provincial del Libro, realizada entre el 3 y 7 de octubre en las instalaciones del Centro Cultural Medasur de Santa Rosa, pero también planteó cierta “disconformidad” por el trato que recibieron las librerías locales a diferencia de aquellas foráneas.
En un comunicado, cuestionaron “el trato diferenciado que brindó la Dirección de Cultura de la Provincia a las librerías del medio, en relación a las de otras provincias y la decisión de colocar a todas las librerías provinciales en una carpa, por fuera de las instalaciones del Medasur, mientras a las del resto de las provincias les asignaron un espacio dentro del mismo”.
También se quejaron por “las condiciones de funcionamiento de la carpa, ya que habiéndose inaugurado la Feria en el transcurso de la mañana, no se disponía de agua y luz, al momento de recibir las visitas de las diferentes escuelas” y por “el espacio reducido otorgado a cada uno, ya que en una superficie de 64 metros cuadrados ubicaron diez stands”.

Perjuicio.
Las librerías de la provincia afirmaron que “sostienen, durante todo el año, al libro desde sus diferentes géneros literarios y formatos, aportando las novedades editoriales al medio, y realizaron un esfuerzo económico para brindar un mejor servicio al público en la Segunda Feria Provincial del Libro”.
“El espacio acotado y las limitaciones en las posibilidades de exhibición, perjudicaron el trabajo en esta instancia. La decisión de relegar a los libreros de la provincia a un lugar secundario, con el material a merced de las condiciones climáticas, implicó unas pérdidas económicas significativas y alejó -por parte de un organismo provincial-, la posibilidad de reivindicar el famoso compre pampeano”.
Aclararon que “las librerías han sido los propulsores de la feria del libro desde hace mucho tiempo, y creemos en la importancia de sostener este evento, así como toda acción que implique la revalorización del libro como un bien cultural, más allá de su mera comercialización”.