Domínguez: “Soy un poco narigón y algo estaba oliendo”

POLEMICA EN LA SESION PREPARATORIA DEL CONCEJO DELIBERANTE

Tranquilo, sonriente, se lo veía ayer al presidente del Concejo Deliberante de Santa Rosa, Jorge “Pampa” Domínguez. “Algo estaba olfateando”, admitió al ser consultado por LA ARENA sobre la movida que se produjo antes de la sesión preparatoria de ayer, que pretendía desplazarlo para que su lugar fuera ocupado por la justicialista Laura Galluccio.
-¿Qué fue lo que sucedió?
-Hace un tiempo, un par de años, que Miguel Bravo (Radicales en Cambiemos) quiere ser presidente del Concejo, y viene tejiendo de un lado y del otro para poder llegar. Pero nunca se le dio porque acá es una cuestión numérica, así son las cosas.
-¿Pero usted tenía algo conversado con la oposición?
-Cuando se hizo el acto por el “vecino destacado” Araldo Eleno me dijo que todavía no se habían reunido por este tema. Pero después tuve la palabra del PJ de que iba a acompañar la fórmula de estos tres años anteriores, y luego imprevistamente, o no, hoy (por ayer) a la mañana en Labor Parlamentaria Eleno me dijo que habían mantenido una reunión con el partido, y que se había decidido presentar una lista propia que iba a ser integrada por Laura Galluccio-Jorge Rodríguez.
-¿Olfateaba algo así?
-Ustedes ven que soy un poco narigón, y el olfato lo tenemos. Así que cuando el presidente del bloque del PJ me dijo eso contestamos que nosotros íbamos a continuar con la fórmula Domínguez-Rodríguez. Y quedamos ahí. Después vimos que ellos se demoraban y no venían al Concejo, por lo que entendíamos que tenían algún conflicto en el bloque, que no les estarían dando los números, porque contaban con ellos cuatro (Eleno, Rodríguez, Galluccio y Lezcano), con (Roberto) Torres más Alba Fernández y Miguel Bravo, que faltó a la sesión.
-¿Y qué pasó finalmente?
-Aparentemente la jugada venía por ese lado, pero parece que contaron los porotos y no les daban los números. Por eso decidieron levantar la propuesta de su propia fórmula y apoyar la mía con Rodríguez. Hubo un solo voto en contra, que fue el de Alba Fernández.
-¿Y por qué cree que se produjo esa movida?
-No sé qué pasó… nunca tuve problemas con ellos, ni agarradas… en la medida de lo posible se les trató de solucionar lo que se podía, pero bueno… estamos en política y se viene un año más movido todavía políticamente. Pronto ya arrancamos con cierre de listas, con el trabajo partidario, las internas, las elecciones en mayo… Esto es política.
-¿Cómo evalúa el desempeño del Concejo este año?
-Creo que la evaluación del año resulta buena, dentro de lo que se puede hacer, con la plata que tenemos… tratamos de manejarnos con los otros bloques, con los que considero tuvimos una buena relación durante 2018.
-De lo que hay quejas de algunos concejales es de la falta de comunicación con funcionarios del Ejecutivo municipal.
-Sí, se quejan, más que nada por la parte de Obras Públicas, reprochan la falta de comunicación. Pablo (De Dios Herrero) es un excelente técnico, pero me parece que falla en lo comunicacional.
-¿Por qué?
-A él no le gusta, dice que tiene mucho trabajo…
-Pero es necesario dar explicaciones, es lo que corresponde.
-Creo que sí, que hay que hablar, esclarecer. Hay otros secretarios que cuando escuchan el ruido de que les van a hacer una consulta se acercan.
-Es el caso de Luis Evangelista, el secretario de Hacienda.
-Sí, Luis viene con su cuadernito y explica todo lo que le preguntan. Porque se debe entender que la política no es fulano contra mengano, sino que tenemos que ser un poquito más abiertos. Pero bueno, cierro un año que me deja conforme.