Inicio La Pampa Dos hermanos, electos ediles por distintos partidos

Dos hermanos, electos ediles por distintos partidos

Con los resultados obtenidos en las elecciones del domingo 19 en General Pico, el Frente Justicialista Pampeano (Frejupa) que llevó como candidata a la ministra Fernanda Alonso, logró mantener la intendencia y las siete bancas en el Concejo Deliberante de General Pico. Las otras cinco quedaron para Cambiemos, que sumó dos concejales más respecto a los comicios generales de 2015.
De la composición actual del cuerpo legislativo local no seguirán José Osmar García (actual viceintendente), Reneé Pechín, Rosa Cuello y José Luis Angelucci, por parte del oficialismo; Graciela Sánchez por Peronismo Renovador; Mariano Sánchez, por Pueblo Nuevo; Jorge Audisio y Olga Reinoso por Cambiemos.
Por ellos ingresarán Daniel López (viceintendente), Alicia Campo y Betina Bernal, por el Frejupa; y Patricia Testa, Pedro Rolón y Marcelo Capellino, por Cambiemos. La conformación del próximo Concejo se completará con Adriana y Mario García, quienes son hermanos y ocuparán las bancas de la oposición y del oficialismo respectivamente.

Asesora y jefa de campaña.
Adriana García llegó a la política en 2013, tras la elección legislativa que catapultó a Javier «Colo» Mac Allister al Congreso de la Nación. Luego fue jefa de campaña en las elecciones de 2015 y desde hace casi cuatro años que es asesora del bloque Cambiemos Propuesta Federal, en el Concejo Deliberante. Previo a ello pasó por diferentes trabajos, desde cuidar abuelos hasta la atención de un negocio familiar.
«Llegué a la política en 2013 después que Mac Allister ganara las primeras elecciones. Empecé a sumarme al trabajo de territorio, organizando caminatas y visitas. En 2015 me proponen ser la jefa de campaña que llevaba a Alina Acebal como candidata a intendente y logramos meter tres concejales. Después de eso me ofrecieron entrar a trabajar de asesora en el Concejo y me preguntaron si estaba dispuesta a seguir con las capacitaciones en política», explicó.
«Luego cuando se empezaron a armar las listas, me dijeron si me veía capaz para ocupar ese lugar, y yo pedí que lo decidieran ellos y me dijeron que sí. Cuando se armó la nómina me tocó en un cuarto lugar que al principio era expectable, pero los resultados de las elecciones superaron todo porque llegamos a meter el quinto concejal», señaló.
A su vez, la mujer que acaba de cumplir 33 años y que cursa el cuarto año de la carrera de Derecho, refirió que de cara a su gestión, tiene la «ventaja» de conocer el manejo interno del Concejo por su trabajo de asesora.
También contó que se enteró de la candidatura de su hermano antes de la suya, y que luego de ello comenzó a asesorarlo sobre el funcionamiento del cuerpo legislativo. Sin embargo dejó en claro que «la idea entre los dos es trabajar por la gente, más allá de que tendremos nuestros debates por la ideología política de cada uno».

Del área Social al Concejo.
Por su parte, Mario García (34 años) y padre de dos hijos, se desempeña desde hace siete años en la Secretaría de Desarrollo Social que dirige el viceintendente electo, Daniel López. Su nombre resultó una sorpresa al momento de armado de la lista, que incluía a otros candidatos con mayor trayectoria en la gestión.
«Estoy con Daniel López en la Secretaría de Desarrollo Social, en la Dirección de Economía y Empleo. Mi papá siempre estuvo relacionado con Costa Brava y ahí conocí a Fernanda Alonso y a Fernando Sánchez, que son los pilares de la «Agrupación 8 de Octubre» a la que pertenezco. Ellos me conocen desde muy chico», contó.
Mario dijo que «tuve la suerte que Fernanda (Alonso) me haya elegido entre los concejales», y consideró que es «responsabilidad enorme» la función que deberá desempeñar. En el mismo sentido aseguró que cuando recibió el ofrecimiento «no lo podía creer» y «no entendía porqué era el elegido y encima entre los primeros puestos».
«Es una oportunidad después de militar tantos años, de estar con los jóvenes. Me tomó por sorpresa y a partir de ese día no pude dormir hasta el día de las elecciones», dijo.
Por último, refirió que tiene una «muy buena relación» con su hermana, también concejala electa, y que una vez conocida la candidatura de cada uno, se hicieron más sucesivas las discusiones políticas entre ambos, en la mesa familiar. Hasta que en un almuerzo de domingo, sus padres decidieron prohibirles discutir de política, en pos de la buena convivencia familiar.