Dumas Cat dejará de viajar a Anguil y General Pico

LA EMPRESA TRASLADA A 20 MIL USUARIOS POR MES A ESOS DESTINOS

El coletazo por la quita de subsidios al transporte que aplicó el Gobierno Nacional ya se hizo sentir en el transporte interurbano en la provincia: la empresa de colectivos Dumas Cat, que opera en diferentes localidades pampeanas, tomó la decisión de interrumpir -a partir del 1 de febrero- los servicios que brindaba, desde la ciudad de Santa Rosa, hacia General Pico y Anguil, afectando así a cerca de 20 mil usuarios que viajaban mensualmente en estos corredores.
El anuncio lo realizó la empresa a través de las redes sociales y, horas más tarde, fue confirmado a LA ARENA por una fuente de la firma. “Ante la negativa del Gobierno provincial de hacerse cargo de los subsidios que eliminó Nación, tuvimos que tomar esta decisión”, confió Federico Gan, quien aseguró que la situación del sector del transporte es “desesperante”.
“Si veníamos mal, ahora la situación es mucho más desesperante. La única alternativa que tenemos es aumentar y ajustar las tarifas, pero no podemos hacer eso, ¿quién va a viajar así?, es inviable”, planteó Gan, al mismo tiempo que explicó que de trasladar todos los costos al boleto implicaría que el viaje de Santa Rosa a General Pico, por ejemplo, pasaría de 290 a 500 pesos.
“No estamos muy optimistas de que se revierta la decisión, ya nos confirmaron que no se iban a hacer cargo de los subsidios”, añadió.

Sin servicio.
De esta manera, 20 mil pampeanos que utilizaban de manera mensual los recorridos que unían Santa Rosa con General Pico -pasando por Eduardo Castex y Catriló- y Anguil, y los pueblos a su paso sobre las rutas 35, 102, 5 y 1, se quedarán a partir del próximo 1 de febrero sin el servicio, según las estadísticas que maneja la empresa.
El recorrido que inicia en la capital provincial y termina en Pico, y que pasa por Winifreda, Castex, Monte Nievas y Metileo, traslada entre 10 mil y 12 mil personas; mientras que el que va por Catriló, y une las localidades de Uriburu, Dorila y Quemú Quemú, además de La Gloria, Lonquimay, Relmo, Miguel Cané y Trili, lleva mensualmente entre 3 mil y 4 mil usuarios. De Santa Rosa a Anguil, son cerca de 4 mil pampeanos los que utilizan el colectivo.

Reestructuración.
Sobre el horizonte, la empresa Dumas Cat deberá adecuar su plan de negocios sin tener en cuenta estos tres recorridos que dejará de prestar a partir de febrero. Gan adelantó que desde la firma “vamos a ver cómo nos estructuramos” y, en ese camino, intentar evitar “las menos bajas posibles” en la planta de personal, es decir, despidos.
Sin embargo, según explicó el gerente, “la problemática no es solo con Dumas, sino con toda la provincia, las otras empresas están desesperadas”, y prosiguió: “Hay algunas firmas que ya dijeron que van a dejar de operar porque a pesar de lo que puedan dar desde gobierno no van a poder funcionar. Es una realidad muy triste”.
La drástica decisión se tomó luego de que las negociaciones entre el Estado provincial y las empresas no llegaran a un buen puerto. “Pensábamos que íbamos a tener una buena devolución después de la otra reunión, pero nos equivocamos y por eso decidimos no pedir otra prórroga a la concesión. Nos confirmaron que no se pueden hacer cargo de los subsidios que eliminó Nación”, apuntó Gan.
“Agarramos el servicio en un estado deplorable y llevamos a La Pampa a los estándares más altos del país y no nos vimos acompañados. Tenemos la conciencia tranquila de que hicimos lo posible para continuar, pero no podemos seguir en estas condiciones y trabajar a la baja, por eso es un dolor muy grande tomar esta medida”, remarcó.

Santa Rosa-Toay.
Aunque turbulenta, la situación en el recorrido interurbano Santa Rosa-Toay continuará aunque no se descarta una baja en la frecuencia y un nuevo ajuste -del 25%- a la tarifa que hoy está en 27 pesos. “Tenemos la concesión vigente y la vamos a respetar, el desafío ahora es que la línea sea rentable y trabajar junto con el Estado provincial para que el servicio pueda darse como lo venimos dando”, cerró Gan.

Temen por 50 puestos de trabajo
El secretario adjunto de UTA La Pampa, José Alvarez, consideró que se prevén “entre 40 y 50” despidos y aseguró que “vamos a pelearla”.
Para Alvarez, los motivos de los despidos están relacionados con el abandono de servicios por parte de las distintas empresas que operan en nuestra provincia. “Dumas dijo que dejaba los servicios, otras empresas han presentado notas a Transporte de que van a levantar más servicios y eso conlleva el despido de personas”, explicó en diálogo con un cronista de LA
La empresa Dumas Cat informó a través de una nota que “debido a la caducidad de la concesión de las líneas provinciales el día 31/01/2019, la empresa informa que desde el 01/02/2019 dejará de prestar servicios en los siguientes recorridos: Santa Rosa-General Pico (por Eduardo Castex); Santa Rosa-General Pico (por Catriló); Santa Rosa-Anguil”. A pesar de no mencionarlo como motivo, es evidente que la quita de subsidios por parte de Nación impactó en las empresas, que no pueden seguir manteniendo los servicios.
El secretario adjunto de la UTA se refirió a esta situación y explicó que “las líneas estaban vencidas con los contratos, hace rato que estaban caídos y seguían funcionando sin problemas porque estaban los subsidios. Al levantar los subsidios, automáticamente ellos levantan los servicios”.

“Hay plan de contingencia”
El director de Transporte de la provincia, Gustavo Minetto, afirmó que hasta ayer no había recibido “ninguna notificación” en relación a los despidos y agregó: “no tengo conocimiento fehaciente de que así haya sido. Yo estuve en la Dirección y no me llamó nadie”.
Por otra parte, en relación a la caducidad de la concesión de Dumas Cat para los servicios a General Pico y Anguil, el funcionario provincial explicó que “tenían la concesión vencida. Nos pidieron un mes para poder ver si el Estado le cubría parte del subsidio”. A su vez, ratificó la decisión del gobierno provincial de “no absorber los costos”.
“A nivel provincial el gobernador dijo que no. Nosotros no podemos absorber lo que en realidad Nación nos sacó. Esta era la crónica de una muerte anunciada porque se venía avisando con un montón de tiempo y veníamos pidiendo un sinceramiento en cada una de las empresas de los costos que tenían”, agregó en diálogo con un cronista de LA ARENA.
Las razones que deslizaron desde el gobierno provincial para no hacerse cargo de los subsidios que quitó Nación están relacionadas al refuerzo de la Tarjeta Social para aquellas personas que no pueden pagar los aumentos en el servicio eléctrico.

Reemplazo.
Minetto señaló que en el último encuentro que mantuvo con la empresa Dumas Cat les dijo que “no había cambiado nada desde la última reunión que tuvimos. Dijeron ‘se nos venció a nosotros, nos vamos’ y bueno”.
A su vez, confirmó que la provincia estuvo trabajando en un plan de emergencia ante la posibilidad de que esto sucediera. Minetto indicó que “venía trazando un plan de contingencia si esto sucedía como para que otra empresa se haga cargo del servicio y no dejar ningún día descubierto”.
“Tendría el reemplazo, estamos en conversaciones, de una forma u otra esa gente no va a quedar varada”, concluyó.