Inicio La Pampa Dumas Cat redujo sus frecuencias a General Pico

Dumas Cat redujo sus frecuencias a General Pico

QUITA DE SUBSIDIOS

El coletazo de la quita de subsidios al transporte que aplicó el Gobierno Nacional ya se hizo sentir en el transporte interurbano en la provincia: la empresa de colectivos Dumas Cat, quien opera en diferentes localidades pampeanas, tomó la decisión de reducir las frecuencias de sus viajes entre las ciudades de Santa Rosa y de General Pico. La medida fue adoptada sin comunicación oficial a los usuarios del servicio.
La quita de subsidios al transporte que el Gobierno Nacional aplicó a través del Presupuesto 2019, la fuerte suba en el precio de los combustibles registrado en el 2018 y la inestabilidad cambiaria pusieron en jaque al sistema público de transporte público de Santa Rosa y la provincia.
Este panorama, totalmente desalentador, impacta de lleno en el sector que ya advierte los perjuicios de esta crítica situación: Además de declararse en «estado de emergencia» el transporte urbano en la capital pampeana, los servicios interurbanos sufrieron cambios y decidieron eliminar frecuencias en algunos de sus recorridos. El sector vive por estos días horas de incertidumbre ante un horizonte que no está para nada claro para los empresarios.

Dumas Cat.
Dumas Cat fue una de las empresas que redujo «provisoriamente» algunos de sus servicios, principalmente el que une a Santa Rosa y Pico. Según pudo corroborar LA ARENA, esta medida es «temporaria» hasta el miércoles 9, cuando empresarios del sector se reúnan para analizar la situación y definir los pasos a seguir.
«No se hizo un anuncio oficial porque no es una decisión definitiva, el servicio no está cortado sino que se redujo el número de viajes y el próximo miércoles se decidirá qué va a pasar y ahí se va a informar a la población», comunicaron miembros de la firma.
Tal como había anticipado LA ARENA en la edición de este diario del 5 de octubre del año pasado, luego de que se conociera la intención del Estado Nacional de retirar todo aporte financiero al transporte, Leonardo Herlein había advertido el pasaje de los micros interurbanos en la provincia sufrirá un «fuerte tarifazo» y que podría rondar en un 80%. «Está en peligro la calidad del servicio en La Pampa», había anunciado el empresario.
Según trascendió -porque la empresa no lo ha comunicado oficialmente aunque lo ha hecho internamente a las terminales de ómnibus- la línea Santa Rosa – Catriló – Pico solo mantiene una frecuencia: la de las 6 de la mañana. Sacó la del mediodía -que tenía los lunes, miércoles, viernes y sábado- y la de la noche. En tanto, también retiró al menos dos frecuencias entre Santa Rosa y Pico, pasando por Eduardo Castex: la de la 9.15 horas y la de las 15.15. Así, de momento, quedaron la de las 5.30, 12.25 y 18.10; además de los servicios que se dirigen hacia otras provincias -San Luis y Córdoba- y que ingresan a la localidad piquense.

Allochis Bus.
Dumas no fue la única empresa que adoptó este tipo de medida ante la quita de los subsidios de Nación al sector: Allochis Bus, de Ingeniero Luiggi, también se vio obligada a eliminar la frecuencia diaria desde esa localidad a la capital provincial. A la espera de una respuesta, el servicio pasó de operar de lunes a lunes (donde viernes y domingo disponían de dos viajes) a operar únicamente tres días a la semana (lunes, miércoles y viernes).
Adriana Eterovich, titular de Allochis Bus, destacó en declaraciones a FM Oasis que «después de diez años que estamos con la línea, levantamos los servicios, es imposible viajar diariamente, por el costo del combustible y la reducción del número de pasajeros».
«Esta situación la vamos piloteando como podemos, estamos en la espera y nosotros confiamos en que como es un servicio y son pueblos chicos que conectamos, como Ingeniero Luiggi, Caleufú y Arata, vamos a tener una respuesta, porque trasladamos a gente que no tiene otra posibilidad de viajar», se lamentó la empresaria.

¿Qué pasará con Toay?.
Leonardo Herlein, socio gerente de Dumas Cat, había anticipado hace tres meses que con la quita de subsidios el boleto del recorrido Santa Rosa-Toay podría pasar a costar 45 pesos tras eliminarse los subsidios del Gobierno Nacional, que representaban cerca de un 60 por ciento del boleto. De esta manera, más de 50.000 pasajeros, que mensualmente utilizan el servicio para ir y venir entre la capital pampeana y la localidad toayense, se verán perjudicados por este posible fuerte aumento que se avecina.

«La gente no podrá pagar».
En Santa Rosa se reducirán drásticamente las frecuencias de las líneas de colectivos y está por definirse como compensar en la tarifa los fondos que dejan de llegar por la decisión adoptada de interrumpir los subsidios nacionales. En los próximos días el boleto pasará a costar 19,75 pesos (ahora es de 15,15).
En General Pico, la segunda ciudad de la provincia, el valor del boleto que ya fijó Corpico (prestataria del servicio local de colectivos) pasará en febrero a costar 20 pesos, cuando actualmente se abona 9,50 pesos.
En la capital pampeana no se descartan medidas de fuerza por parte de los choferes sindicalizados en la Unión Tranviarios Automotor. «Lamentablemente existe esa posibilidad, si no atienden nuestros reclamos en defensa de las fuentes laborales, tenemos que empezar a hacer algo».
«Aunque la idea es no parar para no complicar al usuario, no descartamos alguna medida de fuerza, pero previamente debemos conversar tranquilos», sostuvo José Alvarez , secretario general adjunto de la UTA.
«Se cae el transporte de la provincia, porque las empresas chicas (combis) sacan servicios, y Dumas está trabajando con un servicio mínimo y hace la mitad de los viajes diarios a General Pico».
El gremialista planteó que si el viaje a Pico (desde la capital pampeana) pasa a costar 400 pesos (por la falta de subsidios), la gente no podrá pagar el pasaje y se pondrán de acuerdo entre tres o cuatro para solventar el viaje en auto».
«Lo mismo pasa con la línea Santa Rosa-Toay, donde la gente no podrá pagar el nuevo boleto si se aplica a la tarifa la parte del subsidio que se deja de recibir», agregó Alvarez.
Desde la UTA se pidió una audiencia «urgente» con el gobernador Carlos Verna y aguardan su confirmación.

Provincia prevé «paliativos».
El subsecretario de Medios, José Pérez, comunicó que «el gobierno provincial prevé paliativos» ante la quita de subsidios por parte del Gobierno Nacional y «aplica soluciones para la caída de programas nacionales».
En un comunicado de prensa, el funcionario provincial manifestó que «el Gobierno Nacional ha desfinanciado programas de salud y educación que, desde las respectivas carteras de nuestra provincia, se han tenido que rescatar. Sin la inversión provincial, no solo tendríamos un impacto laboral negativo en la órbita pública, sino que se hubiesen deteriorado servicios en las áreas más sensibles del Estado».
A su vez, expresó que «la falta de previsión del Ejecutivo de la Nación provocó más trastornos que el desfinanciamiento, ya que como representan incumplimientos, desde Provincia hubo que readecuar partidas presupuestarias y generar coordinaciones de emergencia que representaron negociaciones en ámbitos imprevistos y con los malestares que esto suele acarrear».
El subsecretario de Medios destacó que estos gastos de inversión han sido absorbidos por las arcas provinciales. «Para paliar lo que representa la caída en los subsidios de los gastos corrientes (transporte, luz, gas), el Gobierno de La Pampa prevé un abordaje de los casos particulares que arrojen los análisis de vulnerabilidad social. Los casos que se comprueben con imposibilidad de cubrir los servicios públicos serán asistidos, puntualmente, a través de programas aplicados desde la tarjeta alimentaria», indicó Pérez.
«La instrumentación y el alcance de estos aportes permitirá a las familias pampeanas lidiar con el impacto impuesto por Nación a la hora de incumplir con el mantenimiento de la tarifa social», agregó.

«Correcciones» en transporte.
Además, en el caso puntual del transporte, afirmó que «la Provincia analizará con las empresas que tienen concesionadas las líneas interurbanas los gastos de funcionamiento, esto va a permitir generar correcciones que mejoren la situación económico-financiera para reducir el impacto de la caída de los subsidios nacionales».
Finalmente, Pérez resaltó que «para los gastos de inversión se trabajó en una política de acción concreta que permita su rescate».
«Para los gastos corrientes, en el subsidio de tarifas, se estudiará cada caso en particular para ofrecer asistencia desde la tarjeta alimentaria», concluyó.