Durango preside la bicameral para la designación del Defensor del Niño

En 2005, la ley 26061 de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes estableció que una comisión bicameral del Congreso de la Nación debía nombrar al Defensor del Niño en 90 días. Ello nunca ocurrió y los legisladores nacionales tendrán este año la posibilidad de avanzar en la elección, después de muchos años.
Para ello, la senadora nacional por La Pampa Norma Durango (PJ) fue electa por unanimidad, ante la propuesta de la diputada Carla Carrizo (UCR-Cambiemos), para ejercer la presidencia de la Bicameral de designación del Defensor de Niñas, Niños y Adolescentes, una deuda de la democracia argentina con los millones de chicos y chicas del país.
“Es un honor que sea Norma Durango, no sólo por lo que ha trabajado en esto el año pasado, también por su trayectoria y su visión sobre dos poderes del Estado, el Ejecutivo y el Legislativo, pero fundamentalmente porque en el trabajo legislativo que compartimos siempre primó su formación primigenia, la docencia. Juntas aprendimos y enseñamos cómo construir la Defensoría del Niño”, dijo Carrizo, que ocupará la vicepresidencia.
Durango, que en 2017 ocupó el cargo de vicepresidenta de la comisión, expresó: “Estamos saldando una deuda. Tenemos una tremenda satisfacción por haber llegado hasta este punto, aunque debo decir que lamento el retraso en la constitución de la comisión este año, por motivos ajenos a nosotros. Después de 12 años y del trabajo realizado durante el año pasado, nos volvemos a poner en marcha”.

“Cualidades”.
“Quiero reconocer especialmente a la diputada Carla Carrizo y también a María, la secretaria, por la tarea realizada. Esta es una comisión que debe tener en cuenta la seriedad que requiere elegir a la defensora o el defensor de niñas, niños y adolescentes por la pertinencia de su figura, por las cualidades que debe tener y por su trayectoria”, agregó la senadora.
Siguiendo en esa línea, Durango señaló que “las niñas, niños y adolescentes ya no son objeto de protección sino sujetos de pleno derecho: derecho a ser oídos, a su autonomía progresiva, a decidir cuidar su cuerpo, comunicarse con sus parientes, a la adopción, a su identidad. El niño, la niña o adolescente sujeto único con su historia con su situación personal y familiar. Debemos trabajar para que las provincias también lo tengan la figura del defensor, como en mi provincia La Pampa, donde el Defensor cumple”.
El Defensor/a de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes será propuesto, designado y removido por el Congreso Nacional, quien a través de esta comisión bicameral integrada por diez miembros, cinco de cada Cámara respetando la proporción en la representación política, tendrán a su cargo la evaluación de la designación que se llevará a cabo mediante un concurso público de antecedentes y oposición.