Inicio La Pampa Se viene un nuevo festival aéreo

Se viene un nuevo festival aéreo

LA ENTIDAD PIQUENSE CELEBRARA EL 75 ANIVERSARIO DE SU CREACION

El Aeroclub de General Pico, que en el transcurso del año arribará a los 75 años de fundación, prepara un festival aéreo para celebrar el aniversario. Desde la entidad marcaron la necesidad de formar nuevos pilotos dado que el plantel de aviadores se actualiza de manera constante. También subrayaron que la crisis económica está restringiendo los vuelos, dado los altos costos.
«Este año el Aeroclub cumple 75 años y tenemos la idea de armar un pequeño festival. No podemos hacer uno como el que hicimos en 2016 porque los costos están muy altos y traer un avión de acrobacia cuesta mucho, pero vamos a necesitar la ayuda de la gente de la ciudad, de los que tengan negocio y del Gobierno, porque la inversión es muy grande, y si no habría que poner una entrada que nadie la podría pagar», dijo Daniel Paparini, titular de la entidad aérea.
«Ojalá podamos hacer algo porque los festivales aéreos siempre nos dejan tres o cuatro pilotos nuevos, que son chicos que se entusiasman. Además en el último vendimos 6.000 entradas, se ve que a la gente le gusta», agregó.

Plantel de pilotos.
Durante las últimas semanas tres piquenses obtuvieron la licencia de piloto privado, tras hacer el curso que dicta el Aeroclub de General Pico. Los nuevos aviadores fueron evaluados por un instructor de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), luego de haber sido instruidos por los formadores locales, Jorge García, Hernán Nasi y Daniel Ombroni.
«Se recibieron tres nuevos pilotos, que son Julio Somaruga, Pablo Enseñat y Mariano Sánchez. Ya están compartiendo actividades que hace el club. Les llevó siete u ocho meses recibirse. Vinieron desde la ANAC a fin de marzo, se les tomó el examen y rindieron muy bien con muy buenas notas. Tenemos tres pilotos nuevos, quedan dos para rendir que no tuvieron tiempo de terminar, pero que rendirán en los próximos meses. Para el próximo curso ya tenemos siete inscriptos y seguimos abiertos a que puedan ser más. La institución necesita hacer 12 pilotos todos los años porque se va renovando», señaló.
«Hay pilotos que se van del grupo porque entran a alguna línea comercial o a se van a trabajar de instructores a otro lado. También van a trabajar en la fumigación, y los más grandes van dejando de volar. Otros se alejan por la cuestión de costos. Es bueno que todos los años haya alumnos para que la institución no decaiga en la cantidad de pilotos, que cuenta con 50 de los cuales debe haber 20 en actividad», agregó.

Salida laboral.
Paparini refirió que si bien el curso de piloto de avión puede resultar muy costoso, no lo es en comparación con alguna carrera terciaria y universitaria, dado que ofrece una rápida salida laboral en diferentes ámbitos.
«Necesitamos gente nueva todos los años. Si la familia tiene un chico al que le gusta la aviación, que haga el curso porque tiene una muy buena salida laboral, y al costo no hay que tenerle miedo porque si vas a estudiar otra carrera, que sea de cinco o seis años, le va a costar lo mismo», sostuvo.
«Aunque con la gran ventaja de que puede trabajar mientras hace el curso que se da dos o tres días a la semana, y además puede estudiar inglés, que es muy importante para tener una posibilidad de ingresar a una línea aérea. A las 200 horas de vuelo de recibido, tenés la licencia comercial; a las 500 horas la de piloto fumigador o de instructor, y para estar al comando de un avión de pasajeros, se necesitan 1.000 horas de vuelo, que se hacen en por lo menos cinco años», sostuvo.
La situación económica actual limitó bastante la actividad en el aeroclub, dado lo costoso de volar, puesto que el litro de nafta tiene un valor de 62 pesos.
«Se está volando poco porque la situación económica es terrible para la institución, porque el costo del avión tiene una parte en dólares, que son los repuestos, y la otra parte es el combustible, que va por encima del precio del dólar», contó.

A cargo del avión ambulancia.
Daniel Paparini refirió que el Aeroclub de General Pico, a través de un convenio con la municipalidad local, desde hace más de dos décadas mantiene y opera el avión ambulancia que se utiliza en casos de emergencias sanitarias.
“Tenemos un convenio con el municipio para el funcionamiento y cuidado del avión ambulancia. Está mantenido muy bien, no le falta nada, se puede volar con tranquilidad. Vuela tres o cuatro meses por mes, cada vez que hay un problema de salud en la ciudad. Siempre está listo con combustible cargado y con tres o cuatro pilotos siempre disponibles. Hace desde 1997 que estamos con esto”, indicó el entrevistado.
“La municipalidad lo compró y el Aeroclub lo maneja y se han salvado muchas vidas, sobre todo de bebés de pocos días, lo cual es un orgullo para el Aeroclub y para la ciudad, porque es un servicio muy importante”, finalizó.