Inicio La Pampa El caldén, imagen central en la nueva moneda de diez pesos

El caldén, imagen central en la nueva moneda de diez pesos

UN PROYECTO DE LOVERA

La Casa de la Moneda ha acuñado la moneda de diez pesos con la imagen del árbol típico de La Pampa y que, además, forma parte del escudo provincial: el caldén.
La iniciativa para que la moneda de mayor valor en Argentina lleve este ícono de nuestra provincia fue posible por un proyecto de ley del senador Daniel Lovera y que lleva como coautores a los restantes representantes pampeanos en la Cámara Alta.
El objetivo manifiesto del proyecto presentado en el 2017 fue el de «valorizar una especie autóctona de La Pampa que fue venerada por los pueblos originarios y que aún mantiene vigencia no solo en los descendientes de los antiguos pobladores de estas tierras sino que se ha trasladado a la población que se asentó en el territorio producto de la inmigración».
La flamante moneda de $ 10 integra la familia de monedas de la serie «Árboles de la República Argentina». Está realizada en alpaca homogénea, tiene una tonalidad dorada, mide 24,5 milímetros de diámetro y pesa 9 gramos.
De acuerdo con lo anunciado por el Banco Central, las monedas de dos y diez pesos tendrán las imágenes del palo borracho y del ya mencionado caldén, respectivamente.
En el anverso, puede verse la representación estilizada del caldén, especie exclusiva de nuestro país y dueña de una característica copa ancha y redondeada; en el arco superior, el texto «República Argentina» y en el inferior, «Caldén», nombre común del árbol.
El reverso luce una síntesis de la flor y en ella, en caracteres pequeños, la denominación en números de forma continua, y hojas del caldén. En el arco superior, el lema «En unión y libertad», y en el inferior, el año de acuñación. La ubicación de la denominación «10 pesos» simboliza la sección de donde es original el árbol dentro de nuestro país, en este caso, el centro.
La serie, además, incorpora una nueva moneda de $ 2 realizada en acero electrodepositado con latón que tiene una tonalidad dorada, con la representación de un palo borracho.

Billete de cien.
Junto con la moneda, llega un nuevo miembro a la familia de billetes «Animales Autóctonos de la Argentina». Desde ayer entró en circulación un nuevo papel moneda de 100 pesos, según anunció el Banco Central. En este caso llevará la imagen de la taruca, un ciervo que habita en el noroeste del país.
El nuevo billete convivirá con los otros dos modelos de la misma denominación: el de Eva Perón y el de Julio Argentino Roca.
En el anverso del flamante papel moneda se reproduce el retrato del animal con flores ornamentales, acompañados del texto «taruca monumental natural nacional». Y sobre la derecha se lee «Banco Central de la República Argentina».
El fondo de seguridad representa un entorno natural montañoso en el sector inferior del anverso. En el sector superior se observan el cielo y representaciones de huellas de taruca en múltiples direcciones, como símbolo de pluralidad y flores ornamentales en ambos bordes.
En el ángulo superior izquierdo, la letra «C» expresa el valor del billete en número romano y en el derecho, la silueta del animal.
Por su parte, el reverso muestra como motivo principal una recreación artística del Cordón de Famatina, donde habita este mamífero. Entre el paisaje y el mapa bicontinental de la República Argentina, se ubica otro mapa, con su distribución.
En los bordes laterales superiores, un conjunto de tarucas se completa al unir los extremos del billete. Las siluetas de las huellas distribuidas en el fondo en diferentes direcciones continúan el concepto de pluralidad del anverso.
En el ángulo inferior izquierdo, se advierte una representación de la taruca como elemento dedicado al público infantil.
La llegada del billete de $100 completa la familia de «Animales autóctonos de Argentina», que busca resaltar la enorme riqueza y diversidad de nuestro país.
La serie de billetes está compuesta por seis animales: el hornero (1.000 pesos), el yaguareté (500), la ballena franca austral (200), el cóndor andino (50), el guanaco (20) y ahora la taruca (100).
El anverso de cada papel moneda refiere a la figura de un animal típico de cada región, mientras que el reverso hace hincapié en el hábitat característico de esa especie.
Según el Banco Central, esta serie de billetes «busca ser un punto de encuentro entre los argentinos que contribuya a la unión de los ciudadanos en la tarea de honrar al país, a su fauna y a fortalecer el compromiso de todos con el medio ambiente, con la alegría y con la vida».